La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) requirió a la Empresa Eléctrica de Aisén S.A. el ingreso de su proyecto “Rehabilitación Central Hidroeléctrica Los Maquis”, ubicado en la comuna de Chile Chico, región de Aysén, específicamente al interior de la ZOIT Chelenko, al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), dado que cumple con lo establecido en el literal p) del artículo 10 de la Ley N°19.300, que obliga la evaluación ambiental previa de proyectos o actividades que consistan en la “ejecución de obras, programas o actividades en parques nacionales, reservas nacionales, monumentos naturales, reservas de zonas vírgenes, santuarios de la naturaleza, parques marinos, reservas marinas, humedales urbanos o en cualesquiera otras áreas colocadas bajo protección oficial, en los casos en que la legislación respectiva lo permita”.

Este proyecto consiste en la rehabilitación de una central hidroeléctrica de pasada con la finalidad de alimentar dos nuevas turbinas hidroeléctricas para inyectar en conjunto una potencia máxima de 1 MW al Sistema Mediano General Carrera, ambas, inexistentes antes de la ejecución del proyecto.

Como contexto, desde marzo de 2020, la SMA recibió una serie de denuncias ciudadanas en contra de la Empresa Eléctrica de Aisén S.A., centradas en que su proyecto se encontraría en elusión al SEIA, al emplazarse al interior de la ZOIT Chelenko y no contar con una RCA que autorice su funcionamiento.

Al respecto, se realizaron dos actividades de fiscalización, constatando en la segunda de ellas (abril de 2021), una intervención mucho más notable que en la primera (julio de 2020), con obras en diversos sectores, personal trabajando y maquinaria interviniendo el suelo sobre el cual se instalará el trazado de la tubería de baja presión del proyecto, entre otros hechos.

Con estos antecedentes, y con el fallo del Tercer Tribunal Ambiental, se requirió un pronunciamiento del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), que en su informe publicado en mayo 2022 concluyó que la empresa “realizó obras y acciones distintas a las proyectadas originalmente, las que son susceptibles de afectar el atractivo turístico Cascada Los Maquis y sus pozones; varias de las obras realizadas tienen un carácter permanente que afectarán el valor paisajístico y turístico, así por ejemplo las obras de la bocatoma, el nuevo trazado de tuberías y la nueva casa de máquinas son totalmente distintas a las señaladas originalmente en la Consulta de Pertinencia”; entre otras observaciones.

Al respecto, el superintendente del Medio Ambiente (S), Emanuel Ibarra señaló que “el análisis del Departamento Jurídico ha concluido que este proyecto configura la tipología de ingreso al SEIA establecida en el literal p) del artículo 10 de la Ley N°19.300, tras constatar que la construcción de esta central hidroeléctrica, emplazada al interior de la Zona de Interés Turístico Chelenko, estaría afectando su objeto de protección, sobre todo, en términos visuales”.

Por su parte, el jefe de la Oficina Regional SMA de Aysén, Oscar Leal, destacó que “nuestra ley Orgánica requiere obligatoriamente de un informe previo del Servicio de Evaluación Ambiental para requerir la evaluación ambiental forzosa a proyectos que así lo ameriten. Los antecedentes recopilados con posterioridad a la última inspección dan cuenta de la ejecución de obras de mayor afectación visual que las descritas por la empresa inicialmente”.

En virtud de este requerimiento, la empresa tiene un plazo de 10 días hábiles, contados desde la notificación de la resolución, para presentar ante la Superintendencia, para su revisión y validación, un cronograma de trabajo donde se identifiquen los plazos y acciones en que será ingresado al SEIA el Proyecto “Rehabilitación Central Hidroeléctrica Los Maquis”.