Nuevo Pudahuel, junto a Air Liquide, Copec, Colbún  y con el apoyo de Airbus, suscribieron un Memorando de Entendimiento (MoU) con el fin de trabajar en un plan para incorporar hidrógeno verde a las operaciones del principal aeropuerto de Chile.

El convenio para estudiar la posibilidad de convertir a Santiago en un hub de hidrógeno fue firmado por los máximos representantes de estas empresas, en un acto que contó con la participación de los ministros de Obras Públicas, Juan Carlos García; de Transportes y Telecomunicaciones, Juan Carlos Muñoz; de Ciencias y Tecnología, Flavio Salazar, el subsecretario de Energía, Julio Maturana; el embajador de Francia en Chile, Pascal Teixeira da Silva; y el vicepresidente de CORFO, José Miguel Benavente, marcando el inicio de una alianza para implementar hidrógeno de manera pionera en el Aeropuerto de Santiago.

Air Liquide liderará el desarrollo del estudio, en estrecha coordinación con Nuevo Pudahuel. Además, la multinacional francesa utilizará su experiencia en producción y distribución de hidrógeno para construir y operar un electrolizador para la producción de hidrógeno verde y la cadena de suministro de hidrógeno asociada. Por su parte, Colbún proporcionará la energía renovable al proyecto, a la vez que garantizará la eficiencia energética de la cadena de valor.

Esta energía provendrá tanto de paneles fotovoltaicos que la compañía instalará y operará en el aeropuerto, así como también de las distintas centrales de energía renovable de Colbún. La operadora chilena de estaciones de servicio, Copec, contribuirá con su experiencia en sistemas de almacenamiento y suministro de combustibles, además de la proyección que busca estimar la demanda de hidrógeno que tendrá esta iniciativa, considerando su participación actual en el mercado de combustible de aviación al interior del aeropuerto.

El gerente general de Nuevo Pudahuel, Xavier Lortat-Jacob, comentó que “como concesionario tenemos un compromiso con el Estado de Chile. Recientemente entregamos una nueva terminal, que aumenta considerablemente la calidad y áreas para vuelos internacionales. Estamos impulsando su uso con nuevas rutas y nuevas aerolíneas, pero debemos innovar asegurándonos de crecer actuando por el cuidado del medio ambiente. Lo hacemos utilizando esta energía limpia, en cuyo desarrollo han sido pioneros nuestros principales accionistas. El hidrógeno verde nos permitirá apoyar el crecimiento del transporte aéreo en armonía con el medio ambiente”.

Esta iniciativa contribuirá específicamente al objetivo del Aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago de Chile de reducir en un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y lograr la neutralidad de carbono para 2050.