La inflación verde, que considera el aumento en el precio de las materias primas, como minerales, con las que se desarrollan tecnologías de energías renovables, fueron uno de los puntos destacados del encuentro Voces con EnergíaEnergía, Crisis e Incertidumbre: ¿Cómo se está configurando el mercado energético?”, organizado por Colbún y DF.

Los participantes del evento abordaron los desafíos para alcanzar la descarbonización de la red energética del país, que fueron analizados por la directora del Diario Financiero, Marily Lüders; el gerente de Energía en Colbún, Juan Eduardo Vásquez; el director ejecutivo del Coordinador Eléctrico Nacional, Ernesto Huber; el director ejecutivo de Valgesta Nueva Energía, Ramón Galaz y la presidenta de la Asociación de Clientes Eléctricos no Regulados (Acenor), Francesca Milani.

Inflación verde

Vásquez se refirió a la popularización de término “inflación verde” o “Verdeflación (greenflation)”, el cual refiere al aumento en el precio de materias primas para construir las tecnologías renovables, lo que tendrá consecuencias en proyecciones de precio.

Además, el ejecutivo afirmó que la profundidad de la sequía está en niveles preocupantes. Enfrentamos una sequía muy larga y profunda. Estamos en niveles que exceden lo más seco que hemos visto en la historia.

Por su parte, Galaz indicó que las cuentas eléctricas se han convertido en una barrera estructural para la equidad energética, pues el 30% de los hogares más vulnerables de Chile no puede cubrir las cuentas de insumos eléctricos”.

El Director de Valgesta agregó que el desafío de la descarbonización tiene que ver con cómo vamos a asegurar que el proceso no tenga afectación ni en las cuentas eléctricas ni en la seguridad del sistema.

Por parte del Coordinador Eléctrico, Huber destacó la importancia de mantener la seguridad en el abastecimiento del sistema: “Todos los meses estamos monitoreando la seguridad de abastecimiento del sistema… no podemos bajar la guardia, debemos seguir monitoreando las condiciones de abastecimiento del sistema y garantizar el suministro de los combustibles para la generación”. 

Finalmente, Francesca Milani recalcó los 3 puntos claves para esta etapa: no poner en riesgo la transición energética a través de cargos adicionales; no comprometer la seguridad del suministro, y la necesidad de modernizar las regulaciones con certeza jurídica para generación, transmisión y clientes.