María Trinidad Castro, Directora Ejecutiva de World Energy Council (WEC Chile), conversó con ELECTRICIDAD para dar contexto del programa durante este año, además analizó la actual situación a nivel país y cuáles serían los futuros proyectos.

El programa nace para dar respuesta al bajo número de mujeres que ocupan cargos en esta industria, donde sólo un 23% de los puestos de trabajo están ocupados por mujeres, cifra que va disminuyendo al llegar a cargos directivos.

Women in Energy, permite potenciar, con una sólida red de conexiones, a las generaciones de mujeres que a futuro podrán llegar a ser parte de las planas ejecutivas, generando habilidades y conocimientos que les permitan abrirse a mayores y mejores oportunidades.

¿Cuáles son las novedades que tiene la versión de este año de Women in Energy?

Para este año tenemos planificada la 4ta versión de nuestro programa Women in Energy donde esperamos compartir una experiencia contundente de comunidad basada en capacitación, acompañamiento y actividades de networking.

Este programa es único y exclusivo para mujeres en la industria energética. Bajo esta premisa, en WEC Chile tenemos una gran responsabilidad de generar y profundizar esta comunidad en forma dinámica, acorde a las necesidades del contexto en que las participantes forman parte de éste.

Women in Energy es un llamado a movilizar la participación femenina en una industria altamente masculinizada. Es una instancia para comprometerse con la formación de importante número de profesionales preparadas para asumir posiciones de alta dirección, ampliando sus capacidades y habilidades para el desarrollo de sus carreras profesionales y también del ámbito personal.

¿Cuáles son los requisitos para ser parte de Women in Energy (WEC)?

Cada año se abren las postulaciones para el programa donde existen algunos requisitos esenciales relacionados con la experiencia laboral en el sector energético; en su mayoría ser colaboradoras de entidades socias de WEC Chile (instauramos hay 3 cupos para mujeres del sector, pero fuera de la red); tener entre 25 y 45 años, y por último, deben comprometer su permanencia en la industria energética por los próximos 3 años una vez finalizado el programa.

Es interesante mencionar que cada año las candidatas superan en 5 veces las posibilidades de cupo para este programa, lo que es un alto indicador de la prevalencia de mujeres que tienen intención en prepararse para ejercer liderazgos en el futuro.

Cabe señalar que todas las candidatas son evaluadas por un Comité de Selección que tiene la difícil tarea de escoger cada año a las integrantes.

A su juicio, ¿cómo ven y cuáles son las proyecciones de las mujeres en la industria energética?

Las proyecciones para las mujeres en la industria energética son muy auspiciosas. El 23% de participación femenina en este sector debe ser equilibrado en los próximos años, especialmente en el contexto en que nos encontramos, donde es necesario ampliar la mirada para enfrentar los desafíos que tenemos por delante.

En el World Energy Council hablamos de las 5D´s que movilizan y operan como drivers de la transición energética que estamos viviendo y estos son: Descarbonización, Descentralización, Digitalización, Disrupción de la Demanda y Diversidad. El último driver se relaciona con la diversidad de miradas que necesitamos para lograr la multiplicidad de soluciones que se requieren pensando en construir un sistema energético más sustentable centrado en las personas.

Es interesante el punto de inflexión en que nos encontramos, donde, por una parte, la sociedad es cada vez más consciente de la importancia de incluir a todos los talentos en las organizaciones y, por otra, las personas están más empoderadas de su rol y su posición frente a los desafíos conjuntos.

¿Según sus proyecciones qué desafíos están pendientes en temas energéticos?

Pienso que hoy día estamos viviendo una verdadera revolución del sistema energético en su totalidad. Esto no solo a nivel local, sino también a nivel global. Las tres crisis que hoy enfrentamos como humanidad -Covid, Clima y Conflicto- han generado una nueva conciencia que nos dice que no podemos permanecer indiferentes y tenemos que actuar en función del presente y futuro que queremos.

En términos técnicos del sistema energético, particularmente en nuestro país, creo que los grandes desafíos que tenemos están tanto en materias propias del sistema en la generación con fuentes renovables y prosumidores, capacidad de transmisión, formas de distribución, como también en la adopción de nuevas tecnologías enfocadas en obtener una mayor eficiencia energética.

Pero para el World Energy Council, más allá de lo técnico, el mayor desafío está en el componente adaptativo. Es decir, cómo logramos equilibrar los pasos de la transición energética sin dejar a nadie de lado, logrando que trabajemos en comunidad y buscando el mayor bienestar de todas las personas.

Necesitamos movilizar un sistema de valor compartido y generar todas las instancias necesarias para que los tomadores de decisión consideren siempre a la persona en el centro de todos los desafíos.

¿Cuáles son sus análisis del programa de este año y cuáles son sus proyecciones para el próximo?

Para este año esperamos tener un programa con un calendario de acciones y actividades que buscan entregar herramientas y habilidades a las participantes donde el centro está puesto en la generación de vínculos significativos entre ellas con el propósito de formar una comunidad robusta en términos técnicos y sobre todo personales.

Hacia el futuro, puedo decir que trabajamos todos los días para construir lo que viene en nuestro programa Women in Energy. Es un proceso de creación dinámico y permanente.

Este programa es fruto del esfuerzo y voluntad de muchas personas que comparten el propósito de incluir más talento y habilidades en un sector tan importante y que está en el corazón de la sociedad.