Rojos fueron los resultados presentados por Lipigas a la CMF para el primer trimestre de 2022. Según la información compartida por la empresa al órgano fiscalizador, el EBITDA se redujo un 13,7% en Chile (equivalente a $1.971 millones) en relación al mismo periodo del año anterior, debido principalmente al “fuerte incremento del precio internacional de los derivados del petróleo, que se incrementó un 125% en dólares desde diciembre de 2020”.

El informe destaca que “el resultado después de impuestos disminuyó un 71,8% por el menor resultado operacional de CLP 3.638 MM y un resultado no operacional más negativo de CLP 1.722 millones”.

A la reducción, también se suma un mayor gasto operacional por parte de Lipigas. La empresa informó que “el resultado operacional disminuyó un 33,0% respecto al año anterior, impactado por la disminución del EBITDA y mayores depreciaciones y amortizaciones por las inversiones realizadas en los últimos años”.

Por otra parte, “el volumen de ventas consolidadas en toneladas equivalentes de GLP (incluyendo las ventas de gas natural por red, gas natural comprimido y gas natural licuado) aumentó un 4,5% con un aumento de 18,1% en las ventas de gas natural en sus distintos formatos”.

El gerente general de Lipigas, Ángel Mafucci, comentó que “a fin de afrontar la fuerte presión del alza de costos, en todas las operaciones hemos aumentado nuestros esfuerzos por mejorar la eficiencia en gastos. Sin embargo, esto no ha sido suficiente para compensar la presión del alza de costos operacionales y del gas licuado”.