108 votos a favor, 3 en contra y 25 abstenciones obtuvo la resolución 57, aprobada por la Sala de la Cámara de Diputados. En general, la propuesta insta al Gobierno a desarrollar medidas para apoyar a las familias en el pago de suministros básico.

Particularmente, se pide el envío de un proyecto de ley que prorrogue por, a lo menos, 5 años, la vigencia de la Ley 21.185. Esta crea un mecanismo de estabilización de precios de la energía eléctrica.

Con ello, se espera evitar que las tarifas se vean incrementadas, como han señalado expertos, en más de un 20%.

También se requiere que se otorgue un subsidio para los usuarios que registren un alza superior al 5%. Esto, dirigido a las familias más vulnerables, considerando para ello el Registro Social de Hogares.

Por último, se llama al envío de un proyecto de ley, con urgencia, que extienda los beneficios de la Ley 21.249, cuyo plazo expiró el 31 de marzo. De este modo, quienes no alcanzaron a acogerse a ella, podrán postular y, así, no sufrir el corte de los suministros básicos.

La medida se plantea con efecto retroactivo y con foco en las personas mayores y más vulnerables. La norma permitiría abrir la posibilidad de repactación de sus actuales deudas, sin intereses y hasta en 48 cuotas.