El presidente de ACEN, Sebastián Novoa, señaló que es necesario transformar a la red de distribución en una plataforma habilitadora de posibles oportunidades entre los usuarios finales.

“Hoy día la distribución es una red unidireccional, no permite la interacción. No se pueden negociar tarifas, ni buscar mejoras con terceros, es simplemente consumir a la tarifa de la red”, señaló en el panel de conversación denominado “Visión del Sistema de Distribución del Futuro (Electromovilidad, Almacenamiento, Gestión de Demanda, Calidad de Servicio)” del seminario online “El sistema eléctrico futuro” de Cigre Chile.

Según el representante de la gremial, se necesita una red bidireccional que integre los intereses sociales que puedan surgir a propósito de políticas de gobierno como la descarbonización, pero sin opacar la innovación. En ese sentido, “la inclusión del comercializador como ente habilitador y facilitador al permitir la negociación bilateral de tarifas, es necesaria”, indicó.

Asimismo, agregó que se necesitan mejorar las estructuras regulatorias y los incentivos que busquen que las mejoras ocurran, sin embargo, “la herramienta más importante es la voluntad de las personas. La libertad de elección, que es lo que permite el proyecto de portabilidad, es lo que habilita a comprar ese auto eléctrico o esas baterías”, dijo.

La gestión de demanda de parte de los usuarios, según el presidente de la gremial, requiera de voluntad, de ganas, interés, no solo es el incentivo monetario sino más bien porque se necesita apoyar la descarbonización de la matriz. “Las personas están interesadas en proveerse de energía renovable y si no se les permite escoger, se está limitando todo el universo de posibilidades que se da a través de las redes de distribución”, comentó.

En este contexto, Novoa puntualizó que el proyecto de portabilidad permite generar esa elección respecto a no solamente qué tipo de energía, sino en qué horarios la utilizo y de qué forma, y cómo las otras tecnologías habilitantes se incorporan con la red eléctrica. “Lo relevante y gravitante del proyecto de portabilidad, y que debería ser importante para este gobierno, es permitirnos a todos escoger, crecer e interactuar con la red eléctrica a través de las distintas tecnologías”.

Según el ejecutivo, la legislación debería enfocarse hacia “una suerte de Sernac eléctrico, una regulación de derechos y deberes, respecto del trato entre las partes, para que no se generen asimetrías de información o abuso de posición dominante. Cuando alguien coloca un proyecto fotovoltaico en el tejado de otro, lo está aislando respecto a la red. Esa energía podría ser negociada con un tercero, con un generador o con el mismo vecino. Poner paneles y exportar la energía a través de la red requiere naturalmente algún grado de mejora tecnológica con respecto a la que tenemos hoy, pero la habilitación de la normativa es lo primero”, finalizó.