El masivo ingreso de las Energías Renovables Variables (ERV) de los últimos años ha consolidado la presencia de centrales solares fotovoltaicas y eólicas, en detrimento de los proyectos termoeléctricos. Y esta tendencia se profundiza a futuro, a partir de las iniciativas que se encuentran en calificación ambiental: de un total de 9.891 MW solo 10,3 MW corresponden a fuentes térmicas, con una inversión global de US$6 millones.

Así lo señala el último boletín del mercado eléctrico, que elabora Generadoras de Chile, donde se indica que la energía solar y eólica acumulan una capacidad instalada de 6.560 MW en calificación ambiental, repartidos en 5.440 MW para las primeras y de 3.120 MW para las segundas. Ambas tecnologías suman US$8.179 millones en tramitación dentro del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

En materia hidroeléctrica, solo están en calificación proyectos de centrales de pasada, por un total de 154 MW, con una inversión estimada de US$420 millones.

Otra tendenci que se registra en los proyectos en calificación ambiental son aquellos que contemplan tecnologías híbridas. En primer lugar están los que buscan combinar energía solar y eólica, que suman 807 MW, con una inversión de US$935 millones.

También están los que consideran solamente la operación de sistemas de almacenamiento, por un total de 50 MW, con una inversión de US$160 millones.

Finalmente, se contemplan 309 MW en proyectos solares fotovoltaicos con sistemas de baterías, los cuales suponen una inversión de US$250 millones.