La parafina es un bien de alta demanda en los meses de invierno. Lamentablemente, se ve fuertemente afectada por la influencia de la inestabilidad de los mercados, en particular, como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania, según explica el organismo público.

Para hacer frente a esta situación, el Gobierno presentó un proyecto que contó con el respaldo de la Sala de la Cámara. Y, al ser ratificado en los mismos términos propuestos por el Senado, quedó en posibilidad de ser promulgado como ley.

El texto pasa por autorizar al Ministerio de Hacienda para inyectar US$40 millones al Fondo de Estabilización de Precios del Petróleo (FEPP). De esta manera, se espera contar con los recursos necesarios para disminuir el precio actual de la parafina en más de cien pesos en promedio. Además, se proyecta mantenerlo a un nivel estable a lo largo del invierno.

La inyección de recursos al FEPP permitiría alcanzar un fondo equivalente a US$44 millones. Ello permitiría aumentar el crédito fiscal desde $42,5 por litro a $277/litros. Según lo estimado por el Ministerio de Hacienda, el valor estimado del kerosene se mantendría en torno a $1000 (precio referencia para RM).

Mecanismo y efecto fiscal

Un mecanismo de estabilización tiene como propósito aminorar los precios internos respecto del impacto de corto plazo de los precios internacionales. Esto permite un ajuste gradual.

Si el precio de paridad está por debajo de la banda de referencia, se impone un impuesto. Su monto es la diferencia entre el precio inferior de la banda de referencia y el precio de paridad. Si sucede lo contrario, se establece un crédito fiscal. Este será equivalente al monto de la diferencia, esta vez, entre el precio de paridad y el de referencia superior.

Dicho valor, además, va ponderado por un factor de ajuste que refleja la sostenibilidad del FEPP para los próximos 12 meses. Ello, según la magnitud de los recursos disponibles. Por lo tanto, si se reducen sustantivamente los recursos disponibles del Fondo, el monto que financia también disminuye. En el caso que los recursos se acaben, el Fondo deja de operar entregando crédito fiscal.

Justamente, este último escenario es el que acontece hoy. Según lo informado, al 7 de abril, el fondo disponible asciende a US$4.2 millones. De ahí, la necesidad de la inyección de más recursos para asegurar un mayor aporte al crédito fiscal y su continuidad para los próximos meses.

Ahora, conforme lo explicado por Hacienda, el incremento de US$40 millones, al tratarse de un activo financiero, no afecta el patrimonio neto del Estado. De esta manera, los aumentos de recursos del fondo no irrogan gasto fiscal.

Lo anterior se explica porque los movimientos que registre el Fondo, en los momentos que se entrega crédito fiscal, son compensadas por la recaudación obtenida en caso de que se cobre impuesto al kerosene doméstico. Así, el efecto es neutro para las finanzas públicas a largo plazo.

Gobierno

Por el Ejecutivo expusieron el ministro y la subsecretaria de Hacienda, Mario Marcel y Claudia Sanhueza, respectivamente.

Mario Marcel ratificó que el proyecto permitirá hacer funcionar el mecanismo de estabilización hasta finales de septiembre. Especificó que el valor de los mil pesos es equivalente a los precios vigentes en la región Metropolitana.

Recordó que el Mepco es un componente integrante variable del impuesto específico. Acortó que, en el caso del petróleo diésel, el subsidio que está entregando es mayor al 100% del impuesto. Así, una eliminación del gravamen se traduciría en un aumento del valor del diésel.

Adicionalmente, aseguró que, en las próximas semanas, ingresarán nuevas propuestas legales. Una de ellas apuntará a la estabilización de las cuentas de la electricidad. Otra estará destinada a aumentar la competencia del precio del gas. Y, también, se pondrá urgencia al proyecto de biocombustibles sólidos.