Un eventual aumento en las tarifas eléctricas para clientes regulados de entre 42% y 43% prevé un informe Valgesta Nueva Energía, elaborado por su socio director, Ramón Galaz y Matías Salas, a partir del fin de la acumulación de saldos que dan inicio a los ajustes al Mecanismo de Estabilización del Precio del Cliente Regulado (PEC).

El hecho de que el fondo de estabilización haya superados en US$170 millones el techo de US$1.350 millones, definidos en la Ley 21.185, podría impactar «al alza las cuentas de los clientes finales cuando sea publicado el Decreto de Precio de Nudo Promedio correspondiente, que fija los cargos de energía y potencia de los clientes regulados, salvo que se implemente un nuevo mecanismo que evite ello, tal como lo ha informado el Ministerio de Energía».

«Al comparar el precio definido en el informe de PNP de enero de 2022 con el valor que muestra el informe preliminar de la CNE, se observa que el aumento en el «cargo de energía» es de un 61,2%, incluyendo tanto el efecto del IPC como el impacto del factor de ajuste del PEC, mientras que el precio de la potencia aumentará en un 6.1% por efecto del IPC. Adicionalmente, si se compara el precio de la energía calculado en el actual informe con el precio establecido en el Decreto 20T de 2019 (PEC), el aumento es de un 67,5%, mientras que en el caso de la potencia dicho aumento es un 10%», señala el informe de la consultora.

Es así como se tomó en cuenta la diferencia del precio de la energía y del precio de la potencia para el ITP de PNP recién publicado, el ITD de PNP de Enero de 2022 y para el Decreto 20T de 2019, para las compañías Enel Distribución y CGE, señalando que ello tendría un «impacto al alza en las cuentas de los clientes residenciales (recordar que el cargo por energía representa hasta un 62% de la cuenta eléctrica de las familias del país, dependiendo de la comuna), que podría ser de hasta un 42-43% respecto de la última fijación tarifaria».

Ante ello, el análisis de la consultora plantea la urgencia de contar con un nuevo mecanismo, lo que va en línea con el anuncio del ministro de Energía, Claudio Huepe, de enviar un proyecto de ley al Congreso, donde se entregue una mayor estabilidad de largo plazo en el valor de la tarifas a clientes regulados.

«Cabe esperar la solución que propondrá el gobierno mediante la presentación de un proyecto de ley, que deberá responder una serie de interrogantes tales como cuánto será el monto que se requiere para implementar un nuevo mecanismo de estabilización o su equivalente, quién administrará dicho fondo, quién asumirá la deuda y quién pagará el costo financiero de su implementación, cuáles son los plazos considerados, etc. Por ahora hay que esperar a conocer el detalle de lo que el Gobierno proponga y sobre eso, lograr un consenso respecto de cuál es la mejor solución para el país», concluye el informe.