A fines de 2021, la capacidad de generación renovable global ascendió a 3.064 gigavatios (GW), aumentando el stock de energía renovable en un 9,1%, según indican los nuevos datos publicados por la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena), donde que estas fuentes energéticas continuaron creciendo y cobrando impulso, «a pesar de las incertidumbres mundiales».

«Aunque la energía hidroeléctrica representó la mayor parte de la capacidad de generación renovable total mundial con 1.230 GW, las estadísticas de capacidad renovable de Irena de 2022 muestran que la energía solar y eólica continuaron dominando la nueva capacidad de generación. Juntas, ambas tecnologías contribuyeron en un 88% a la participación de toda la nueva capacidad renovable en 2021. La capacidad solar lideró con un aumento del 19%, seguida por la energía eólica, que aumentó su capacidad de generación en un 13%», señala el informe.

Según el director general de Irena, Francesco La Camera, «este progreso continuo es otro testimonio de la resiliencia de la energía renovable. Su sólido desempeño el año pasado representa más oportunidades para que los países obtengan los múltiples beneficios socioeconómicos de las energías renovables. Sin embargo, a pesar de la alentadora tendencia global, nuestra nueva Perspectiva de Transiciones Energéticas Mundiales muestra que la transición energética está lejos de ser lo suficientemente rápida o generalizada como para evitar las terribles consecuencias del cambio climático».

«Nuestra crisis energética actual también se suma a la evidencia de que el mundo ya no puede depender de los combustibles fósiles para satisfacer su demanda de energía. El dinero dirigido a las plantas de energía de combustibles fósiles produce resultados poco gratificantes, tanto para la supervivencia de una nación como para el planeta. La energía renovable debería convertirse en la norma en todo el mundo. Debemos movilizar la voluntad política para acelerar la senda de los 1,5 °C», agregó el ejecutivo.