La mina y planta de procesamiento de oro que opera Cemin Holding Minero en la comuna de La Ligua, en la Región de Valparaíso, recibió el Certificado I-REC 2021, que acredita que la energía que se consume en sus instalaciones proviene de fuentes limpias, tras un año de la implementación del acuerdo con Engie para suministrar de energía renovable a dichas operaciones.

La certificación bajo el estándar IREC (International-Renewable Energy Certificates) reconoce que Minera Pullalli ha conseguido el equivalente a 6,341MWh (megavatio hora de electricidad) desde el Parque Solar Fotovoltaico Quilapilún, en la comuna de Colina, Región Metropolitana, permitiendo energizar la planta y mina sin emitir carbono durante su producción. Este instrumento es reconocido internacionalmente para apoyar a los clientes a cumplir sus metas medioambientales, en cuanto es auditable para la reducción de emisiones de carbono.

Marcelo Valenzuela, Subgerente de Adquisiciones, Contratos y Logística, y quien ha llevado de cerca el monitoreo de este contrato con ENGIE, sostiene que “este certificado demuestra nuestra preocupación por avanzar hacia una minería más verde y seguir siendo un aporte significativo en la descarbonización del sistema. En definitiva, nos ayuda a todos, a nosotros, a la comunidad y al medio ambiente”, señaló.

Desde 2021, Cemin Holding Minero mantiene un contrato con Engie Energía Chile para el suministro eléctrico de energía verde certificada por cuatro años.  Son 1,48 GWh anuales de energía contratada que van directamente a abastecer las instalaciones de las operaciones de Minera Pullalli. Juan Andrés Morel, Presidente Ejecutivo de Cemin Holding Minero, señaló que en la Compañía “nos hemos propuesto trabajar para que nuestra producción sea trazable, promoviendo eficiencia en el uso de materiales, agua y energía, implementando tecnologías que nos permitan una operación eficiente y amigable con el entorno. Por lo que este certificado va en directa relación con este desafío de operar bajo metas sustentables y colectivas como la carbono neutralidad”, explicó.

Son diversas las empresas en Chile y el mundo que se han propuesto disminuir las emisiones de CO2 con el objetivo de alcanzar el Acuerdo de París (2015) de evitar el calentamiento global sobre los 2°C y Cemin no es la excepción para apoyar la transición global a una economía baja en carbono.