La subestación Cerro Navia de Transelec (Región Metropolitana) obtuvo la certificación Cero Residuos a Eliminación, hasta 2026, por cumplir con las metas estipuladas en el Acuerdo de Producción Limpia (APL) que lidera Acción Empresas y la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC) de Corfo.

La compañía se sumó en 2018 de forma voluntaria a este APL que cuenta con el apoyo del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y los ministerios de Salud y Medio Ambiente, y del que participan otras 41 empresas con el objetivo de mejorar las condiciones productivas de sus instalaciones, desde un punto de vista medioambiental.

La certificación reconoce un proceso de dos años en que Transelec trabajó para alcanzar  una serie de metas basadas en conceptos de economía circular, orientadas a reducir los volúmenes de residuos sólidos que son eliminados, ya sea evitando su generación o aumentando su valorización.

Primero se realizó un análisis sobre la generación de residuos en la subestación. A nivel industrial (peligrosos y no peligrosos) se concluyó que los residuos estaban bien controlado, y se observó que había mucho espacio de mejora en cuanto a los residuos asimilables a domiciliarios. Para ello se desarrolló un plan de compostaje de orgánicos (casino) y de segregación y reciclaje para materiales como cartón, papel y vidrio, entre otros (oficina).