A través de un hecho esencial enviado a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), Enel Chile informó que su directorio «viene evaluando la conveniencia de hacer un carve out de los servicios de e-mobility, traspasándolos a una nueva compañía en la que participe su matriz, Enel SpA, ya sea en forma directa o indirecta, en conjunto con Enel Chile».

Según lo indicado por la empresa eléctrica, esta nueva estructura «permitiría enfrentar mejor la competencia global y local que se está desarrollando en esta línea de negocios, y también permite a Enel Chile participar en el desarrollo de productos, tecnología y servicios dentro de la e-movilidad».

Es así como la compañía anunció dos etapas para cumplir este objetivo: la primera es dividir la filial Enel X Chile y la segunda contempla la venta de la mayoría de las acciones de las acciones de la nueva sociedad producto de la división de Enel X Chile a una sociedad vinculada al controlador de Enel Chile.

Esta compraventa propuesta, al ser una operación entre partes relacionadas «deberá ser aprobada por, al menos, dos tercios de sus acciones emitidas con derecho a voto, en una asamblea extraordinaria que deberá ser convocada al efecto».