El comité chileno del Consejo Internacional de Grandes Redes Eléctricas (Cigre Chile) formuló un llamado para integrar el Grupo de Trabajo Técnico «Recomendaciones para análisis, fenómenos y requerimientos sistémicos ante la incorporación masiva de fuentes de producción y/o almacenamiento de energía con interfaz de electrónica de potencia».

El diganóstico del organismo es que el creciente ingreso de energías renovables al Sistema Eléctrico Nacional genera una fuerte presión «respecto a los requerimientos y recursos técnicos para poder integrar la generación y operar de forma segura y estable el sistema».

«Niveles de cortocircuito (Weighted SCR), la evolución de la tecnología de electrónica de potencia de Grid Following a Grid Forming y con el consiguiente aumento de los niveles de armónicos, llevando con ello nuevos fenómenos del comportamiento de la estabilidad del sistema ante configuraciones o agrupaciones de las fuentes de producción con electrónica de potencia son elementos que se ve necesario analizar y trabajar con el objeto de poder efectuar recomendaciones respecto las diferentes situaciones, fenómenos o requerimientos que el sistema en el futuro necesitará con el propósito de poder operar de manera estable y segura», indica Cigré.

Participantes

El llamado a integrar el grupo de trabajo es para profesionales, instituciones y grupos de interés ligados al sector eléctrico chileno, entre los cuales están:

  • Consultores
  • Empresas de ingeniería
  • Operadores del sistema
  • Planificadores del sistema
  • Académicos del área eléctrica
  • Autoridades regulatorias
  • Profesionales interesados en aportar a la discusión

«Para ello, se ha definido un plan de trabajo , con objetivos, temáticas y fechas de entregables, el cual será presentado en la primera reunión de trabajo informativa. La modalidad de trabajo consistirá en reuniones online e intercambio de información vía correo electrónico y además el uso de herramientas tecnológicas virtuales», informó Cigre.

Los integrantes del Grupo de Trabajo deberán tener la disponibilidad de tiempo y experiencia técnica en la materia para participar activamente de las reuniones, proponer criterios, revisar la información que el Comité Técnico emita durante el proceso, así como aportar información técnica pertinente que permita debatir y definir finalmente criterios de diseño, best practices, recomendaciones y lineamientos.