Una disminución de 42,5% en su Ebitda de 2021 anotó Enel Chile respecto a 2020, según indicó la empresa generadora a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), lo cual fue abordado por el gerente general de la compañía Paolo Pallotti en su último día en este cargo.

“El 2021 fue un año muy desafiante, marcado por una de la más fuertes y prolongadas sequías de los últimos años y alzas en precios de commodities. En este contexto el Ebitda de la compañía registró un valor de $522.185 millones, 42,5 % menos que en 2020. El resultado neto atribuible alcanzó una utilidad de $85.154 millones a diciembre de 2021, comparado con una pérdida de $50.860 registrada el año anterior, fundamentalmente por efectos extraordinarios asociados al proceso de descarbonización”, sostuvo el ejecutivo.

Según señaló la empresa, durante 2021 se aumentó la inversión a US$1.138 millones, representando un 12% más que en 2020. “Esto nos permitió avanzar en la descarbonización de la matriz con el desarrollo de nuestra capacidad renovable, para hacer frente al cambio climático, conectando a la red cerca de 0.9 GW de capacidad renovable adicional y con 0,4 GW que siguen en construcción, llegando al 31 de diciembre de 2021, con 70% de nuestra matriz de generación renovable”.

“También fortalecimos el proceso de digitalización de nuestra compañía, con más canales digitales que permiten mayor interacción con nuestros clientes y con el 85% de nuestra red de media tensión digitalizada. En cuanto a electrificación, triplicamos la cantidad de buses eléctricos en el transporte público de Santiago”, agregó

Palotti también resaltó que el año pasado se inició, junto a AME, la construcción de la primera planta piloto de escala industrial para la producción de hidrógeno verde en Chile, ubicada al norte de Punta Arenas y, en noviembre, además de dos nuevos proyectos solares por 773 MW y dos primeros parques eólicos con baterías (226 MW)”