La biomasa se encuentra ad portas de aumentar su presencia en el Sistema Eléctrico Nacional. Y es que, en marzo de este año, está previsto el inicio de las operaciones del proyecto de Modernización y Ampliación (MAPA), de Celulosa Arauco, perteneciente a Empresas Copec, el cual contempla una capacidad instalada de 166 MW, por lo que esta fuente energética pasará de los actuales 438 MW a 604 MW.

A futuro esta tecnología podrá seguir aumentando, si se considera que existen otros 165 MW que han sido aprobados ambientalmente, además de otros 352 MW que se encuentran en calificación dentro del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), según indican los datos de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.).

Reconversión

De acuerdo con la asociación gremial, durante el año pasado la generación mediante biomasa tuvo una participación de 2%, ubicándose en el cuarto lugar de las ERNC, detrás de la solar fotovoltaica, eólica y mini hidro. Esta cifra es mayor respecto a la inyección de energía que realizaron estas plantas durante 2020.

El potencial de este combustible también podría aumentar en el futuro, dentro del sistema eléctrico, si es que se materializa el proyecto de Engie Energía Chile, para reconvertir centrales termoeléctricas a carbón por biomasa, en las unidades generadoras de  Andina y Hornitos.

Esta iniciativa se encuentra en calificación ambiental y contempla una inversión estimada de US$12 millones.