Deloitte Chile lanzó el Centro para la Acción Climática, un organismo que busca aportar al debate público en torno al cuidado del medio ambiente y la mitigación del cambio climático, promoviendo una cultura sustentable en el mundo empresarial.

Para esto, el Centro de Acción Climática busca priorizar debates en torno al cambio climático en las agendas ejecutivas de todos los líderes de Deloitte, junto con ser un agente de cambio en el mercado, a través de la concientización de la importancia de la temática ambiental en las distintas industrias. Un camino que involucra a clientes, colaboradores, proveedores y sociedad en general, para impulsar acciones climáticas responsables que tengan un impacto.
“El mundo necesita un ecosistema de acciones públicas y privadas que ayuden a movilizar un cambio colectivo, un valor sostenible y equitativo a largo plazo”, resume Christian Durán Líder del Centro de Acción Climática y Socio de Deloitte. Desde su rol como articulador, Deloitte también busca generar una estrategia de colaboración que permita aumentar la demanda de productos y servicios responsables, eliminar los obstáculos en el camino de la promulgación del cambio y crear soluciones climáticas innovadoras a nivel de sistemas y operaciones.
A través del Centro de Acción Climática, la Firma está apoyando a diferentes organizaciones en esta transición sostenible desde un enfoque estratégico y holístico, ayudando a las empresas a construir la confianza con sus stakeholders, considerando clientes, empleados, inversores, legisladores, ONGs y activistas. “Hablamos de un viaje hacia la incorporación de consideraciones climáticas en todos los aspectos de la organización: en gobernanza, estrategia, gestión de riesgos y métricas y objetivos”, señala Durán.
El centro de Acción climática se suma a una serie de compromisos y acciones internas tomadas por Deloitte para ser un agente de cambio en la materia. El objetivo es impulsar opciones climáticas responsables dentro y fuera de la organización, para reducir las emisiones de carbono y mitigar los efectos del cambio climático. Dentro de estas acciones Deloitte se comprometió a ser Net Zero en 2030 junto con reducir un 20% en su consumo de agua anual; contar con operaciones sin residuos; dejar de utilizar plásticos de un solo uso y adquirir bienes y servicios climáticos positivos.
“El compromiso de Deloitte con el cambio climático nace del convencimiento que tenemos como organización de que el momento de actuar es ahora y que la ventana de oportunidades se está cerrando lentamente. Está en nuestras manos limitar el calentamiento global y sobre todo impulsar un ecosistema de buenas prácticas a nivel público, privado y social”, enfatiza el líder del centro, que ya está operativo y generando productos y servicios relevantes en materia climática.