La Comisión Nacional de Energía (CNE) publicó el Informe Técnico Preliminar del Plan de Expansión que consiste en presentar el Plan de Expansión Anual de la Transmisión del Sistema Eléctrico (SEN) del año 2021.

Dicho informe contiene un listado de obras de expansión del Sistema de Transmisión Nacional y zonal, lo que incluye obras nuevas y de ampliación. Que en total suman 38 obras de expansión lo que se traduce en una inversión estimada de US $537 millones.

Daniela González, directora de Domo Legal y Andrés Guzmán, socio de Domo Legal y exsubgerente de planificación del anterior CDEC SING y del Coordinador Eléctrico Nacional, conversaron con ELECTRICIDAD acerca de las novedades y consideraciones, además de un análisis técnico del documento de la CNE, donde por primera vez se incluye sistemas de almacenamiento bajo el reglamento de transmisión.

¿Qué le pareció las novedades en el Informe Técnico Preliminar del Plan de Expansión 2021 ?

Nos parece que es muy interesante la iniciativa de la CNE de promover el desarrollo de la obra “Nuevo Sistema de Control de Flujo mediante almacenamiento Parinas–Seccionadora Lo Aguirre”, porque además de permitir dar un mejor uso al sistema de transmisión mediante la implementación de un automatismo con control de almacenamiento, complementa la operación del futuro sistema de transmisión en corriente continua Kimal-Lo Aguirre y aporta al control de tensión en el sistema eléctrico, que es uno de los temas sensibles en la operación frente al retiro de las centrales a carbón, escenario que se prevé en principio para el año 2030 de acuerdo a la Política Energética y los compromisos asumidos por Chile en la COP 26.

A su vez, nos parece interesante la decisión de la CNE de promover el desarrollo de subestaciones por Acceso Abierto, definiendo por ende zonas o puntos del sistema eléctrico importantes en inyección de energía al sistema eléctrico, orientando de esta forma el desarrollo de proyectos de generación y en el futuro, suponemos, el desarrollo de nuevos corredores o ampliaciones de corredores existentes del sistema de transmisión, tal es el caso de las subestaciones Nueva Pozo Almonte, Llullaillaco, Loica, Nueva Cauquenes, Celulosa Pacífico y Las Delicias.

¿Qué cosas desatacaría del informe?

Lo primero a destacar es que el Plan de Expansión Preliminar 2021” incluye obras por un monto de inversión que alcanza los 537 millones de dólares, lo que representa un 8,6 más de inversión que el del año 2020. De ese monto de inversión, un 57% corresponde a obras e transmisión nacionales y el restante 43% a obras de transmisión zonales.

En segundo término, debemos destacar la incorporación de sistemas de almacenamiento. Creemos que es una propuesta innovadora y muy adecuada al proceso de transición que se vive hoy en día, en el cual el uso eficiente de los activos de transmisión es fundamental, dado los plazos de desarrollo de la nueva infraestructura que se observan en la actualidad.

Destacamos la promoción de ampliaciones y nuevas obras en el Sistema Nacional, necesarias para el desarrollo de nuevos proyectos de generación y evacuación de la producción de proyectos que se encuentran en avanzadas etapas de desarrollo. Y en el ámbito de la transmisión zonal, destacamos los grupos de obras propuestas para reforzar el abastecimiento de zonas urbanas, como es el caso, por ejemplo, de las subestaciones El Pimiento, Monte Blanco y El Lazo, para la zona de Talagante, Peñaflor y Malloco, y el caso de las subestaciones Puquillay y Los Viñedos, para la zona de San Fernando y Santa Cruz.

Entre las cosas que preocupan, podemos enfatizar que los Planes de expansión se siguen realizando sin considerar adecuadamente, a nuestro juicio, los procesos de acceso abierto y por ende, si considerar los proyectos que están desarrollándose con niveles importantes de maduración. Esto implica varias cosas. Primero, que la transmisión siga detrás de la generación, y, segundo, que se introduzcan riesgos al desarrollo de proyectos en etapas de acceso abierto que ven truncados sus procesos por los cambios que introducen los planes de expansión a las instalaciones existentes, incluso dedicadas, pues estas cambian de calificación cuando son intervenidas por planes de expansión. Quizás en un inicio se estimó que en la etapa de acceso abierto todavía existía un margen de especulación, sin embargo, luego de 5 años de aplicación del régimen y la dictación del reglamento de la transmisión que considera mayores exigencias para las solicitudes como son las garantías, nos encontramos con un proceso más robusto que, como señalamos, da cuenta de proyectos con bastantes niveles de maduración. Vemos que falta sinergia entre el proceso de planificación y el proceso de acceso abierto y sería razonable reevaluar algunas decisiones regulatorias que se tomaron en su momento.

Además, vemos con preocupación que  no se considera la expansión del sistema zonal para conexiones de generación salvo en aquellos casos en que una obra se justifique por razones de suficiencia, resiliencia o seguridad. Observamos una gran cantidad de proyectos de transmisión requeridos para la conexión de proyectos de generación que se excluyen del plan pues la definición del sistema zonal no permitiría este tipo de obras. Eso parece un contrasentido cuando el proceso de transición energética involucra el incentivar la generación local, más cerca de los centros de consumo, lo que involucra no sólo las redes de distribución sino también el sistema zonal, lo que se traduce en el largo plazo en un menor requerimiento de grades obras en el Sistema de Transmisión Nacional.

¿Cree que los planes de expansión se verán afectados por el dictamen del Panel de Expertos por la valorización de la transmisión?

Difícil pregunta. No vemos en lo inmediato que el interés por participar en los procesos de licitación se vea afectado por los resultados del proceso de valorización considerando que la remuneración del transmisor por una obra de expansión está dada por el valor ofertado, por 4 períodos tarifarios y que existe una competencia por el mercado de transmisión con nuevos actores que potencialmente pueden ir incorporándose al mercado.

Lo que es difícil predecir es cómo las decisiones de la autoridad en materia tarifaria serán internalizadas como riesgos por los actores que participan en este mercado y que se podrían ver reflejados en los precios.

¿Qué otras consideraciones tiene el informe técnico en cuanto a almacenamiento?

Como se señaló antes, el Plan de Expansión correspondiente al año 2021 incorpora por la obra “Nuevo  Sistema de Control de Flujo mediante Almacenamiento Parinas – Seccionadora Lo Aguirre” que consiste en la instalación de un sistema de control con almacenamientos tipo BESS ubicados en las subestaciones Parinas y Seccionadora Lo Aguirre. Como señala el informe se considera por la Comisión que este proyecto constituye un complemento al futuro sistema HVDC Kimal–Lo Aguirre, tanto porque permite el desarrollo del potencial de generación renovable de la zona del norte de nuestro país como porque permitiría acotar los efectos de un eventual retraso en el desarrollo de la línea HDVC.

Como sabemos, en los planes de expansión 2018, 2019 y 2020 se discutió la incorporación de estas instalaciones, lo que finalmente no prosperó principalmente por la falta de una metodología adecuada para determinar el aporte de potencia de los almacenamiento para su evaluación económica.

Creemos que era fundamental no seguir esperando para la incorporación de los Sistemas de Almacenamiento en transmisión.

Esta es la primera vez en que se contemplan sistemas de almacenamiento bajo la vigencia del reglamento de la transmisión que hizo definiciones distintas a las contenidas en las resoluciones exentas que regulaban el proceso de planificación de la transmisión.

Asimismo, destacamos que las baterías forman parte constituyente del sistema eléctrico del futuro visto por la Comisión, lo que se refleja en la presencia de esta tecnología en los 5 escenarios de Generación para la Planificación de la Transmisión utilizados por la Autoridad, en montos que van desde los 83 MW en el escenario más conservador en este sentido, hasta los 2.700 MW.

Sin embargo, este es sólo el informe preliminar así es que la decisión de la Comisión podría cambiar o revisarse esto en el Panel de Expertos. Además distintas empresas también propusieron otros sistemas de almacenamiento que no fueron incorporados al Plan por lo que es de esperarse que ello sea objeto de alguna controversia. En definitiva, podrían pasar todavía muchas cosas respecto de los almacenamientos en este plan de expansión pero esperamos que este sea el año en que se produzca el necesario quiebre para la incorporación más sistemática de este tipo de tecnología en los Planes de Expansión.