La necesidad de revisar las señales económicas de corto y largo plazo que faciliten la adopción costo-eficiente de energías renovables y nuevas tecnologías, garantizando una operación segura de la red, es uno de los planteamientos realizados por Carlos Suazo, fundador de la consultora SPEC y cofundador de la plataforma de simulación de sistemas energéticos AMEBA, en torno al actual proceso de descarbonización en el sector eléctrico local.

Según el especialista es prioritario «perfeccionar la señal generada por el mercado de corto plazo de energía, de forma que refleje el costo de oportunidad de los distintos agentes, rediseñar la lógica detrás del proceso de licitaciones a clientes regulados, introducir mejoras en el mercado de potencia».

Su diagnóstico es que el diseño actual del mercado eléctrico «no está preparado para soportar un proceso eficiente de descarbonización profunda de la matriz eléctrica nacional», especialmente con las señales que entrega el actual marco regulatorio».

A su juicio, en este proceso «se necesitarán cambios relevantes en distintas materias de la regulación eléctrica, por lo que en el contexto de la descarbonización profunda la estabilidad regulatoria estará puesta en tela de juicio: existirá un equilibrio entre cambios necesarios, perfeccionamientos y modificaciones menos importantes que pueden ser relevadas».

Para Suazo, el desafío institucional que plantea la descarbonización debe pasar por una política de Estado, «que aúne visiones compartidas entre los más diversos agentes del sector, pues su implementación sin duda requerirá del esfuerzo continuo de varios gobiernos».