La Asociación de Concentración Solar de Potencia (ACSP) planteó una serie de ideas para perfeccionar el proyecto de ley que promueve el almacenamiento de energía en el país, entre las cuales esgtá incentivar las horas almacenadas e integrar a las tecnologías de generación eléctrica que puedan inyectar «entre días».

Cristián Sepúlveda, gerente ejecutivo del gremio abordó estos puntos en la Comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados, donde se analiza esta iniciativa legal, señalando que la importancia de considerar otros aspectos, por lo que sugirieron mejorar la fórmula para lograr el objetivo propuesto por el proyecto enviado por el Ministerio de Energía.

Explicó que, a juicio de la asociación, es fundamental tomar en cuenta un estándar en torno al almacenamiento de energía, pues «actualmente, no existen “sistemas de almacenamientos puros” que cumplan la función de otorgar estabilidad ni flexibilidad al sistema en momentos de alta demanda. Entonces, igualmente se requerirán energías contaminantes».

«Además, estudios indican que los costos de las baterías debieran bajar un 60% para que sean rentables. De insistir en baterías, sin requisito alguno, se llegaría a una matriz inestable y más costosa, lo que perjudicaría los precios finales», afirmó el ejecutivo.

También advirtió que el precio de la energía inyectada por baterías «podría disminuir los bajos estímulos que existen para construir nueva infraestructura de energías renovables y estables».

Propuestas

Es así como Sepúlveda señaló que las propuestas de la ACSP apuntan a «centrar la política pública en incentivos para incrementar las horas de energía almacenada e incorporar tecnologías que puedan inyectar “entre días”.

«Siguiendo los objetivos de la nueva PELP 2023-2027 en cuanto a llegar a un mínimo del 25% de participación de la CSP al 2040, sugerimos comenzar con establecer licitaciones específicas para propuestas tecnológicas, que demuestren una generación renovable las 24 horas del día y con almacenamiento de al menos 10 horas para garantizar estabilidad. Asimismo, facilitar el funcionamiento de almacenamiento sin exigencia en una segunda etapa», precisó.

Además indicó la importancia de exigir «campañas de mediciones específicas que comprendan un periodo de al menos 2 años y tengan una antigüedad inferior a 5 años, para demostrar que las propuestas de generación planteadas en las licitaciones son capaces de suministrar energía y potencia en un esquema despachable y gestionable 24/7».

Por último, mencionó  que se debe «comentar un mercado de servicios complementarios justo, donde se restructure el precio para incentivar a las generadoras que entregan energía limpia 24/7, además de modificar sistema de pago por potencia dado que favorece a instalaciones fósiles no operativas».