Colbún se hizo parte en el proceso contencioso contra la Comisión Nacional de Energía que presentó un grupo de empresas hidroeléctricas, donde el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) acogió la medida cautelar solicitada por las demandantes, instruyendo al organismo regulador para dejar sin efecto la aplicación de la “Condición de Inflexibilidad” contenida en la Norma GNL.

La empresa solicita ser parte en el proceso, «en calidad de tercero coadyuvante de la Comisión», argumentando que «la pretensión contenida en la Demanda de eliminar la Condición de Inflexibilidad, como la Medida Cautelar que suspende su aplicación durante la vigencia del proceso, impactan directamente en las condiciones bajo las cuales las centrales termoeléctricas de Colbún generan energía eléctrica, evidenciándose, de esa manera, que existen intereses legítimos de Colbún involucrados en el presente juicio, así como en sus resultados».

«Es bajo dicho entendido, que el interés de Colbún de oponerse a la eliminación de la Condición de Inflexibilidad resulta armónico con la posición de la demanda de autos –la CNE–, parte en contra de quién se dirige la Demanda y quien dictó el cuerpo normativo en que se basa la Condición de Inflexibilidad», se indica en el escrito de la generadora al TDLC.

La generadora también solicita al TDLC el alzamiento de la medida cautelar, señalando que no existen argumentos de hecho, jurídicos ni para mantenerla.