El director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.), Carlos Finat, informó que el nivel de vertimiento de centrales ERNC, especialmente solares fotovoltaicas y eólicas, ocurrido en noviembre pasado, fue el más alto desde enero de 2018, marcando 120 GWh.

El representante gremial presentó este registro al analizar el proyecto de ley que promueve el almacenamiento de energía, en la comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados, donde destacó la importancia que tiene esta tecnología para solucionar cuellos de botella en el sistema de transmisión, los que producen el vertimiento de la generación de centrales de energía renovable variable (solar y eólica).

Como ejemplo de esto último, Finat mencionó que, en noviembre pasado, la cantidad de energía ERNC perdida por restricciones de transmisión «equivale a la generación de tres centrales de 150 MW (eólica/fotovoltaica)».

El nivel de pérdidas se ubicó en torno a 160 GWh, siendo el mayor nivel desde enero de 2018, cuando se produjo la sincronización de los primeros tramos de la línea de transmisión Cardones-Polpaico, que vinieron a reducir los niveles de vertimiento de estas unidades generadoras.

Proyecto de ley

El ejecutivo resaltó que el almacenamiento es capaz de entregar un «aporte rápido de potencia para compensar pérdidas de generación», explicando que estos sistemas reaccionan de inmediato, con un aporte estable, cuando se produce una pérdida de generación.

«Los sistemas de almacenamiento son una pieza clave para la transición energética. Para que esta tecnología se desarrolle en el volumen y en el tiempo que se requiere, es fundamental que puedan recibir los debidos ingresos por todos los servicios que los sistemas de almacenamiento pueden prestar al sistema», afirmó Finat.

Y concluyó: «Este PdL (proyecto de ley) viene a entregar las habilitaciones legales necesarias, en particular, en lo relacionado con la remuneración por energía y potencia de sistemas de almacenamiento autónomos».