Habilitar la participación de unidades de almacenamiento pura es uno de los principales desafíos de esta tecnología en el Sistema Eléctrico Nacional, según sostiene Claudio Seebach, presidente ejecutivo de Generadoras de Chile, quien resalta los aportes que se pueden entregar a la operación de las redes con esta nueva tecnología que se abre paso en el país, considerando que ya existen casi diez proyectos de generación que plantean incorporar baterías, los cuales están en calificación ambiental.

El ejecutivo afirma a ELECTRICIDAD que el desarrollo del almacenamiento también permitirá enfrentar la situaciones de estrechez de la transmisión, además de ser un complemento a la operación de las centrales de energía renovables variable, solar fotovoltaica y eólica, entregando una mayor seguridad y estabilidad a la generación bruta de electricidad.

Futuro

¿Cuáles son las perspectivas que tienen respecto a las inversiones en almacenamiento en Chile?

Los sistemas de almacenamiento jugarán un papel fundamental como habilitantes para la integración eficiente de generación renovable, facilitando la gestión de la variabilidad de algunos de estos recursos, permitiendo la entrega de energía confiable al sistema.

Sobre las perspectivas de inversión, las empresas asociadas a Generadoras de Chile han sido proactivas en el desarrollo de estas tecnologías, actualmente se contempla el desarrollo de 22 proyectos de almacenamiento los cuales alcanzan una capacidad superior a los 500 MW. Destacamos también que la Planificación Energética Nacional concluye la necesidad de incorporar 2.000 MW de almacenamiento a 2030 y 6.000 MW a 2050.

¿Cuáles son los tipos de servicios que podrían llegar a entregar por los sistemas de almacenamiento en Chile?

Los sistemas de almacenamiento son reconocidos por ser dispositivos que pueden aportar distintos servicios de flexibilidad a los sistemas eléctricos, incluyendo el arbitraje de energía y la regulación de frecuencia. Dentro de estos servicios, el arbitraje de energía es una de las funciones más comunes, consiste en almacenar energía en períodos de abundancia y en utilizar la energía almacenada en períodos cuando ésta es más escasa. Es por ello que sistemas de almacenamiento, como baterías, se ven como los complementos ideales para las centrales de generación renovable variable, tales como la generación solar y eólica. Dadas sus características, a la primera, le permite inyectar energía en los horarios donde la radiación solar disminuye y, a la segunda, le permite controlar las fluctuaciones derivadas de la disponibilidad del recurso eólico. De igual forma, dados los atributos de flexibilidad que pueden entregar los diversos tipos de almacenamiento, se prevé que puedan ser instalados en conjunto a otras fuentes de generación, tales como a centrales de generación hídrica de pasada o como complemento a centrales térmicas.

¿ Cómo ve Generadoras  el potencial de incluir almacenamiento en transmisión?

Hay evidencia que los dispositivos de almacenamiento pueden prestar servicios que liberen capacidad de transmisión y para los cuales no hay señales de precios, por lo que es esperable que existan inversiones en estos dispositivos que se puedan ser el resultado de un proceso de planificación de la transmisión. El desafío está en cómo definir los límites de los servicios que puedan prestar dispositivos de almacenamiento que ingresen al sistema de esta manera, tomando en cuenta que tales dispositivos también podrían entregar otros servicios, varios de los cuales son hoy provistos por unidades de generación eléctrica que han ingresado al sistema en base a señales de mercado como resultado de la competencia. Esta es una discusión que aún continúa en evolución en el mundo, sin que hasta ahora exista una visión de consenso sobre la mejor manera de habilitar y remunerar la entrega de todos los servicios que los dispositivos de almacenamiento puedan aportar a los sistemas eléctricos.

¡Cuáles son los desafíos técnicos y regulatorios que se advierten en materia de almacenamiento en Chile?

Lo primero y más básico es habilitar la participación de unidades de almacenamiento puras, no instaladas como complemento a algún proyecto de generación, en los balances de energía y potencia. Otro punto importante tiene relación con la remuneración de potencia de proyectos que incluyan almacenamiento, lo cual se aborda en parte con la propuesta de Reglamento de Transferencias de Potencia que estuvo en consulta ciudadana hasta principios de octubre de este año. También, en un mercado de energía basado en costos, existe la inquietud de cómo y quién determinará el costo de oportunidad de descarga de unidades de almacenamiento, garantizando una operación a mínimo costo del sistema y asegurando una remuneración adecuada de estas unidades. Por último, siempre está el desafío de que existan todas las señales de precios que son necesarias para incentivar la entrada eficiente de unidades de almacenamiento que pueden prestar múltiples servicios de manera simultánea.