Los criterios mínimos que tendría un proyecto para solucionar la deuda de cerca de 600 mil consumidores de agua potable y electricidad, fueron dados a conocer por el Ejecutivo a los integrantes de las comisiones de Economía, y Minería y Energía del Senado.

Durante diciembre, los legisladores han buscado una fórmula consensuada con los ministerios de Obras Públicas y de Energía ya que la mera prórroga de la ley vigente, no sería una real solución para las familias afectadas. En esa dirección, los congresistas han apostado por tramitar con celeridad un mensaje que será ingresado estos días, bajo esa lógica.

Cabe recordar que producto de la crisis económica y sanitaria, se generaron cuantiosas deudas de servicios básicos. Para subsanar aquello, se publicó una ley –con prórrogas sucesivas- para evitar el corte de los suministros y permitir el pago de la mora en 48 cuotas sin interés. El 30 de enero vence esta norma.

Propuesta

En la sesión unidas, los senadores escucharon al titular del Ministerio de Obras Públicas, Alfredo Moreno; y de Energía, Juan Carlos Jobet, quienes describieron las ideas matrices que fueron trabajadas entre los asesores de los parlamentarios y los de las carteras:

La ley que vence el 30 de enero de 2022 se extendería hasta el 31 de marzo, de manera que los clientes tengan más plazo para pactar con las compañías el plan de pagos.

Respecto a la deuda generada en pandemia (entre marzo 2020 y diciembre 2021), los consumidores podrán cancelarla en 48 cuotas sin interés. Si dicha cuota supera el 15% del valor de una boleta promedio de consumo, se entrega un subsidio, de manera que el Estado asume ese porcentaje. Si la diferencia es mayor a 15%, la compañía sanitaria o eléctrica asume el costo.

Podrán postular al beneficio aquellos que consuman un máximo de 15 metros cúbicos (equivale a un 73% de los deudores) y 250 kWh (corresponde a un 75% de los morosos) al mes.

Senadores

Tras escuchar las exposiciones, las senadoras Yasna Provoste e Isabel Allende hicieron ver que el criterio de los 250 kWh es insuficiente, expresando que “las familias promedios consumen mucho más y no hablamos de las de más altos ingresos. Creemos que debiera ser el doble de ese consumo, el criterio del subsidio”.

En la línea con lo anterior, se planteó la conveniencia de usar el Registro Social de Hogares (RSH) para determinar la voluntariedad de los clientes sin embargo las autoridades aseguraron que “resulta muy complejo asociar un medidor de agua o luz a un rut porque la vinculación se hace a una dirección, no a una persona”.

Otra duda que despertó la propuesta de ley, fue cómo las cooperativas de electricidad o de agua potable podrán financiar parte de la mora cuando la cuota supere el 15% de una boleta promedio.

Dadas esas inquietudes, los senadores Yasna Provoste, Jorge Pizarro, Álvaro Elizalde, Guido Girardi e Isabel Allende presentaron una moción que pretende que el Ejecutivo pueda someter a la consideración del Congreso Nacional, la creación de un mecanismo solidario de ayuda a las familias endeudadas por servicios básicos durante la pandemia. La idea es que concurran el Estado, las empresas proveedoras del servicio y los clientes.

Lo que viene

Pese a que en la Cámara Baja se tramita una moción que dispone de manera excepcional, la extensión del beneficio en favor de los usuarios finales de servicios sanitarios, electricidad y gas de red (Boletín 14543-033), cuyo fin es ampliar la ley vigente en un año para impedir los cortes, los senadores apostaron por priorizar el texto que se discuta en el Senado.

La idea es que en la primera semana de enero, el mensaje en que se trabaja o la moción recientemente presentada, pueda ser despachada del Senado a su segundo trámite. La intención es contar con una ley antes que venza la vigente.