La falta de transmisión en la zona sur del Sistema Eléctrico Nacional ha presionado al alza los precios de la energía en este territorio durante el presente año, impactando la actividad de los clientes libres industriales, entre los cuales están los centros de producción acuícola y pesquera.

Esta realidad es seguida de cerca por la Asociación de Clientes Eléctricos No Regulador (Acenor A.G.), cuyo director ejecutivo, Javier Bustos, explica la necesidad de seguir ampliando la infraestructura eléctrica de la zona, por lo que plantea que la demanda se contacte con sus suminstradores para encontrar soluciones en esta materia.

Realidad

Acenor ha estado poniendo atención al alza en el costo de la energía que se ha estado produciendo en el sur de Chile ¿Qué nos puede contar sobre ese tema?

Hemos estado revisando los últimos informes del Sistema Eléctrico. Además, hemos conversado con algunos referentes de la industria del salmón y nos ha llamado la atención conocer su realidad energética, donde se aprecia que en los últimos meses ha estado subiendo mucho el costo de la generación eléctrica en la zona de Puerto Montt, especialmente, donde está buena parte de la industria acuícola.

Estábamos viendo ese tema cuando en octubre tuvimos acceso al informe mensual que publica el Coordinador Eléctrico Nacional, el cual muestra, en algunos escenarios, posible falta de suministro de energía en la zona de Puerto Montt al sur. Es así como comenzamos a profundizar en la materia, con el fin de que los clientes libres relacionados, por ejemplo, con la industria del salmón, puedan anticiparse y ver si pueden tomar ciertas decisiones que los ayuden de aquí al próximo año.

¿Tienen alguna noticia acerca de porqué se está produciendo el alza?

Claro. Para transportar energía al sur del país necesitamos líneas de trasmisión, pero lo que pasa es que se están realizando obras en la zona de Frutillar y Puerto Montt, en estas líneas, dejando menos capacidad de generación disponible para transportar.

El problema principal de porqué han subido los costos de la energía –y se prevé que sigan altos en la zona– es porque no hay suficiente trasmisión para que llegue la generación del norte y porque hay que usar petróleo diésel para generar locamente. Esto genera otros problemas porque la logística del diésel es complicada, puesto que hay que llevarlo en camiones muchas veces, entonces, eso hace más frágil el sistema eléctrico. Todo esto puede generar fallas en el suministro eléctrico, que son las que mostró el informe del Coordinador. De ese modo, si llegan a haber restricciones en la disponibilidad de diésel, no habrá suficiente insumo de este elemento para generar electricidad en la zona.

¿Este problema, ha pasado anteriormente en Chile?

Hay que acordarse que la última vez que tuvimos problemas de suministro en el país fue en 2011. Han pasado diez años hasta que ahora de nuevo tenemos un decreto preventivo de racionamiento. En esa etapa, era porque recién veníamos saliendo de la crisis del gas argentino, entonces había otros factores.

Lo cierto es que hoy, la situación, no solo para los acuicultores, sino que para todo el sector industrial de la zona de Puerto Montt y de la región de Los Lagos, es de cuidado, porque los costos de la energía van a estar caros. También hay que tener cuidado con el suministro de petróleo diésel en la zona, porque si utilizan mucho para la generación eléctrica quizá no va a haber suficiente para todos. Y, en el caso de que hubiera algún problema con la logística del diésel, el sistema va a estar frágil y puede haber cortes de suministro eléctrico.

¿Hay recomendaciones que pueda darle a las empresas acuícolas y pesqueras en cuanto a qué medidas se pueden tomar para enfrentar esta situación?

Básicamente que, si usan petróleo diésel, aseguren con su proveedor de que va a haber suministro. Y, por el lado eléctrico, conversar este tema con su suministrador, para ver en qué situación está. También sería ideal evaluar la autogeneración, es decir, si se cuenta con diésel propio para generar en determinadas horas; ver si eso está en condiciones para operar en caso de una emergencia.

En general, es bueno que los clientes se pongan en contacto con sus generadores y suministradores, para ver cómo están las condiciones en la zona y asegurarse de que se están tomando medidas.