La reciente resolución del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) en orden a poner una medida precautoria en contra de la Comisión Nacional de Energía (CNE) y la condición de inflexibilidad del gas que se contiene en la Norma Técnica para el despacho de las centrales que usen este combustibles, fue valorada por actores del sector eléctricos.

Mario Bravo, de Estudio Bravo, destacó la medida decretada por el TDLC «en cuanto ordena a la CNE suspender la aplicación de la ‘Condición de Inflexibilidad del GNL’, dado que existe presunción grave de lo que reclamamos y porque el Tribunal entendió que es necesaria para impedir que se sigan produciendo los efectos negativos de la aplicación de esta Condición. Todo ello velando por el interés común, que no es otra cosa que garantizar condiciones de libre competencia en el mercado de generación eléctrica».

«Con esta resolución, el mercado eléctrico retornará a la normalidad mientras dura el juicio, gracias a la pronta respuesta de la institucionalidad de libre competencia. Teníamos la total confianza y certeza de que el TDLC atendería a la gravedad de la situación y valoramos el rigor jurídico con que actuó».

Apemec

Rafael Loyola, director ejecutivo de la Asociación de Pequeñas y Medianas Centrales Hidroeléctricas (Apemec), también valoró la medida: «Estamos muy satisfechos y esperanzados con el otorgamiento de esta medida precautoria contra la CNE, porque indica que a juicio del TDLC existen indicios serios y justificados en orden a que la ‘Condición de Inflexibilidad’ contenida en la Norma Técnica de 2021 constituye un grave atentado a la libre competencia».

«En este sentido, es lamentable que la CNE no haya atendido ninguno de los argumentos planteados en su momento por nosotros, los demás gremios renovables, el Congreso y los realizados durante la misma consulta pública de la norma, los que justamente alertaban sobre el hecho de que algunos generadores pueden ejercer poder de mercado alterando los precios spot de la energía, saltándose el orden de mérito económico establecido en la ley y afectando a las generadoras renovables. Esperamos que el TDLC mantenga esta precautoria durante todo el proceso y, en definitiva, se condene a la CNE como infractor de la libre competencia, que es lo que en derecho correspondería», sostuvo.

Principales puntos

Según Mario Bravo, los principales puntos del documento emitido por el TDLC en este tema son:

-La CNE decidió, de manera contumaz, modificar la Norma Técnica, pero manteniendo en ella la denominada “Condición de Inflexibilidad”, e incluso dándole un carácter aún más gravoso para la libre competencia que la versión contenida en las dos normas técnicas anteriores, desconociendo íntegramente los aportes y observaciones hechas, tanto públicamente como durante el propio proceso de modificación de la NT, por un sinúmero de agentes del mercado que advertían sobre los graves efectos anticompetitivos que desde el año 2016venía generando dicha “Condición de Inflexibilidad” en el mercado eléctrico.

-A la fecha no han existido estudios que justifiquen económicamente la existencia de la Condición de Inflexibilidad. Al contrario, esa Condición ha tenido como efecto impedir, restringir y entorpecer la competencia en el mercado de generación eléctrica.

-Cabe reiterar que la premisa de un precio bajo del GNL no afecta a los contratos con las distribuidoras ni a los clientes regulados, ya que dichos contratos se negociaron a largo plazo. Por lo tanto, no hay una necesidad social ni puede haber un nivel de inflexibilidad aceptable para accesar a precios bajos de GNL, pues aquí sólo hay un beneficio privado y no social.