A través de un hecho esencial enviado a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) Colbún informó que el directorio registrará contablemente una provisión por deterioro de ciertos activos, por un total de US$102 millones para este año, lo cual no tendrá impacto sobre el flujo de caja de la compañía.

Esta decisión se tomó en la última sesión del directorio, donde revisaron provisiones financieras y contables, a fin de evaluar la aplicación de castigos o deterioros de acuerdo Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS).

«Considerando las actuales proyecciones de precio de largo plazo de la energía, así como los niveles de inversión y los plazos de ejecución relacionados a proyectos hidroeléctricos, se acordó registrar contablemente en el ejercicio 2021, una provisión por deterioro sobre ciertos activos por un monto neto de impuestos diferidos por un valor aproximado de US$ 102 millones», indica el documento firmado por Thomas Keller, gerente general de Colbún.

«Entre éstos, se incluye una provisión por deterioro de aproximadamente US$ 100 millones del Proyecto Central Hidroeléctrica San Pedro de 170 MW, el cual continúa con su proceso de tramitación ambiental», se agrega.