La Estrategia Nacional de hidrógeno verde suma un nuevo hito. Y es que, desde Corea, el ministro de Energía y Minería de Chile, Juan Carlos Jobet, junto al Ministro de Comercio, Industria y Energía, Moon Sung Wook y al segundo viceministro de Comercio, Industria y Energía de Corea del Sur Park Ki-young firmaron un Memorándum De Entendimiento (MoU por sus siglas en inglés), para compartir experiencias y conocimiento entre ambas naciones y así impulsar el despliegue de tecnologías de producción, almacenamiento, transporte distribución y utilización del hidrógeno verde.

Jobet enfatizó en la importancia de este acuerdo, señalando que Corea es «un socio político y comercial clave en Asia y contar con su apoyo es fundamental para identificar a nuestro país como un proveedor confiable, estable y a largo plazo en el hidrógeno verde. Corea es también uno de los mercados de hidrógeno más grandes a nivel mundial, por lo que es un líder en competitividad y cadenas de valor de hidrógeno».

En la actividad, que se llevó a cabo en Seúl, los representantes de ambos países además acordaron compartir todo el proceso de producción, almacenamiento, transporte y uso del hidrógeno, junto a la tecnología y la experiencia en la economía del hidrógeno.

Jobet se encuentra de gira por Corea y Japón con el objetivo principal es seguir posicionando a a Chile en el desarrollo de Hidrógeno Verde. Según el Ministerio de Energía, «ambos países juegan un rol clave en el desarrollo de la industrial del hidrógeno y el alcance de la carbono neutralidad, siendo parte de las economías asiáticas con mayor influencia y posicionamiento a nivel internacional».

Corea busca para ese año que el 20% de su demanda de energía sea de hidrógeno, mientras que Chile, por su parte, se propuso la meta de que al 2050, al menos un 70% de los combustibles sean cero emisiones (entre ellos el hidrógeno verde y sus derivados) en los usos energéticos finales no eléctricos, y que al 2035 representen el 15%.

De acuerdo con el Ministerio, este convenio «se suma a los acuerdos firmados con el ministerio de Energía de Singapur, el Puerto de Rotterdam y el recientemente firmado con los Puertos de Amberes y Zeebrugge. Todos ellos para estudiar la viabilidad técnica y comercial de rutas de suministro desde Chile y Latinoamérica hacia los mercados de Asia y Europa, respectivamente».