La Agencia Internacional de Energía (AIE) informó que si se cumplen los compromisos de la COP 26 se podría limitar el calentamiento global de 1,8 grados celsius, los cuales «serían suficientes para mantener el aumento de las temperaturas globales».

«Este es un momento histórico: es la primera vez que los gobiernos han presentado objetivos con la ambición suficiente para mantener el calentamiento global por debajo de los 2° C», indica el organismo internacional.

«Pero incluso cuando damos la bienvenida a este progreso, también debemos hacer una nota de precaución: 1.8 ° C todavía está por encima del objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a muy por debajo de 2 ° C y continuar los esfuerzos para limitarlo a 1.5 ° C».

«Los científicos han advertido claramente sobre los principales riesgos climáticos de superar el límite de 1,5 °C. Nuestro último análisis, reflejado en un Escenario de compromisos anunciados actualizado para incluir todos los anuncios recientes, muestra que incluso con estos nuevos compromisos, todavía estamos muy por debajo de lo que se necesita para mantener la puerta abierta a 1,5°C. Esto requeriría un rápido progreso en la reducción de emisiones entre ahora y 2030. Pero todas las promesas climáticas hechas a nivel mundial a día de hoy todavía dejan una brecha del 70% en la cantidad de reducciones de emisiones necesarias para 2030 para mantener 1,5 °C al alcance», señala la AIE.

Según el análisis del organismo, «lo esencial es que los gobiernos conviertan hoy sus promesas en acciones y estrategias políticas claras y creíbles. Las ambiciones cuentan de poco si no se implementan con éxito. El seguimiento y la rendición de cuentas serán fundamentales para garantizar que los países y las empresas cumplan sus promesas».

Y se añade: «La IEA y sus socios publicarán los resultados de nuestro trabajo de seguimiento todos los años para que el mundo pueda ver dónde están las cosas. Para ello, nos basaremos en nuestros años de experiencia trabajando en la recopilación de datos, el análisis de sistemas energéticos y el desarrollo de políticas. Basándonos en nuestra Hoja de ruta global hacia Net Zero para 2050, también brindaremos asesoramiento sobre políticas a los gobiernos sobre cómo pueden alinear sus emisiones con sus compromisos y, al mismo tiempo, garantizar que sus transiciones de energía limpia sean seguras, asequibles y justas».