En el marco de la participación de la compañía en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021, COP26, que se desarrolla en Glasgow, el biministro de Minería y Energía de Chile, Juan Carlos Jobet, junto al vicepresidente ejecutivo y líder Global de Operaciones e Infraestructura de AES, Bernerd Da Santos, anunciaron un plan de expansión de esta tecnología de almacenamiento de energía, sumando 188 MW a los que están en construcción para alcanzar más de 300 MW para 2023.

De acuerdo con lo destacado por estos actores, con esta iniciativa, la matriz local aumentará en 2,5 veces la disponibilidad de almacenamiento de energía en batería, pasando de 623 MWh a 1.563 MWh. «Es decir, con este anuncio, en Chile se podrá almacenar y entregar al sistema hasta 1.563 MWh por día de energía al 2023, lo que significa evitar más de 200.000 toneladas de emisiones de CO2 al año, el equivalente a retirar más de 80.000 vehículos», indicó Jobet.

El anuncio se enmarca en la implementación a nivel global de esta tecnología por parte de AES «como un pilar fundamental para la integración de renovables y la descarbonización del sector energético».

Estas inversiones van en línea con alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 7 y 13, de Naciones Unidas, que buscan expandir la infraestructura, mejorar la tecnología para contar con energía sostenible y tomar acciones frente a los efectos del cambio climático.

Jobet señaló que en esta COP26 «hemos abordado la urgencia para hacer realidad las metas que tenemos como planeta. Y para Chile, este anuncio es un gran paso, ya que va en completa sintonía con lo que nos hemos propuesto en nuestra Política Energética Nacional para que al 2030 tengamos como mínimo 2.000 MW en sistemas de almacenamiento. Porque, seamos claros, frente a la creciente necesidad de flexibilidad en el sistema eléctrico, necesitamos de las baterías, o los sistemas de aire líquido, y todos los tipos de tecnologías de almacenamiento para integrar fuentes renovables y asegurarnos que se pueda disponer de energía limpia a cualquier hora y para todos los hogares de Chile».

En tanto, Bernerd Da Santos, destacó que «el desarrollo de este tipo de tecnologías es importante, pero también es un pilar fundamental el trabajo conjunto entre el sector público y privado para generar un impacto positivo a través de la innovación y colaboración y avanzar en transiciones energéticas responsables y hacer realidad la reactivación económica sostenible de los países, mientras consiguen sus metas de descarbonización».

Por su parte, Ricardo Falú, CEO de AES Andes, indicó que este anuncio significa para Chile una inversión por más de US$400 millones en sistemas de baterías integrados a iniciativas renovables, lo que implica la creación en torno a 900 puestos de trabajo y contribuye a dinamizar la actividad productiva de las comunidades cercanas a estos proyectos.

«Con soluciones de energía innovadoras y competitivas como las baterías, el país contará con cerca de 2,5 veces su capacidad de almacenamiento de energía con baterías de litio para el año 2023. Esto permitirá desplazar generación térmica en horas de menor disponibilidad de renovables, contribuyendo a la descarbonización de la matriz eléctrica y de los sectores productivos de Chile», sostuvo.

El liderazgo, visión y compromiso del gobierno chileno hacia la transición a renovables, junto con la voluntad e inversión del sector privado, en este caso AES, son los elementos necesarios para alcanzar las metas definidas durante el Acuerdo de París en el 2015 y establecer nuevas metas de reducción de emisiones.