El biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet, destacó el rol que tendrá el cobre para el avance de la descarbonización, especialmente en el desarrollo de proyectos de energía renovable, en la electromovilidad y en la electrificación de los consumos.

La autoridad participó en el Panel sobre Minería Verde, en el marco del Congreso de Expomin 2021, donde indicó que «sin la minería chilena el mundo no va a poder frenar el cambio climático», explicando que en los próximos años se verificará una mayor demanda de cobre, pensando en el aumento de la producción de vehículos eléctricos, así como la infraestructura para enfrentar el alza en el consumo eléctrico.

El desarrollo de proyectos de energías renovables también implica un uso de metal rojo. Según Jobet, para un bus eléctrico se requiere de cuatro vez más cobra respecto a un bus convencional, mientras que en proyectos de generación, para una turbina eólica se necesitan entre 5 a 12 toneladas del metal.

«Se espera que, de aquí a 2040, la demanda de cobre aumente un 40% y los principales motores de la demanda serán la transición hacia energías limpias y la electromovilidad. Como Chile produce el 28% del cobre en el mundo, va a ser imposible atender esa demanda creciente sin la minería chilena», afirmó la autoridad.

También indicó que se proyecta que la demanda de litio «se multiplique por cuatro, para la próxima década, y eso es por artículos eléctrónicos y por la electromovilidad».

A juicio de Jobet, la industria debe profundizar el mensaje de que su actividad contribuye a entregar productos claves para avanzar en las descarbonización, además de seguir profundizando la reducción de emisiones en sus actividades productivas, mediante la electrificación de consumos y el reemplazo del consumo de combustibles fósiles.