FCAB está avanzando en el diseño de un proyecto de innovación que tiene como objetivo transformar una locomotora que hoy funciona con diésel para que pueda operar 100% con hidrógeno, lo que reduciría fuertemente sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Esta iniciativa fue seleccionada, en una primera etapa, por un concurso impulsado por la Aceleradora de Hidrógeno Verde de la Agencia de Sostenibilidad Energética, que tiene como fin apoyar a instituciones y empresas que estén explorando el uso de hidrógeno Verde en proyectos piloto de transporte y movimiento de carga dentro de recintos productivos, en procesos industriales o en sistemas de respaldo de generación de electricidad.

Tras ser seleccionada, se está avanzando en la etapa de implementación, donde el Ferrocarril de Antofagasta podría convertirse en la primera empresa de transporte de carga de Sudamérica que cuente con locomotoras de hidrógeno. Según explicó Katharina Jenny, gerenta general de FCAB, este importante desafío podría marcar el inicio de este combustible en locomotoras de carga en la región.

“La propuesta que estamos evaluando implica partir el reacondicionamiento de las locomotoras del Terminal Ferroviario de Mejillones de FCAB, el cual provee servicios a diferentes empresas mineras de la región. Eso generaría un desarrollo temprano en el mercado del Hidrógeno, creando la necesidad de acelerar la fabricación de locomotoras a hidrógeno, así como la generación de hidrógeno verde. Además, sería un aporte al uso de este combustible en otros medios de transporte, tales como los camiones”, detalló.

El uso de esta tecnología va en concordancia con los objetivos de la estrategia de H2V a nivel nacional. En ese sentido, la máxima ejecutiva de FCAB explicó que “este proyecto busca incluir a las locomotoras de carga como un nuevo actor en el Mercado del Hidrógeno y, paralelamente, acelerar el uso del hidrógeno verde en el FCAB y la región, beneficiando a clientes, trabajadores, comunidades, y al medio ambiente con la descarbonización de los procesos de transporte”.

Asimismo, relevó que es imprescindible “que el transporte ferroviario, bimodal y movilidad en general utilicen hidrógeno, ya que traería una inmediata reducción de la huella de carbono del sector productivo, lo que sería un aporte en la tarea colectiva y urgente de enfrentar el cambio climático”.

En ese contexto, Germán Labarca, subgerente de Desarrollo e Innovación, indicó que el ferrocarril ya está haciendo una contribución importante en el proceso de “descarbonización”, considerando que un tren de carga reemplaza aproximadamente a 40 camiones, lo que disminuye las emisiones de CO2. “Adicionalmente, con el potencial uso de hidrógeno en nuestras flotas de trenes y camiones, podríamos reducir nuestras emisiones en 88.936 toneladas de CO2e, lo que en términos simples equivale a sacar de circulación a 9.881 autos convencionales de tamaño medio”, dijo.

En la iniciativa de la Agencia de Sostenibilidad Energética participaron una treintena de empresas, donde los actores seleccionados a la etapa 2 (apoyo especializado y posible cofinanciamiento) fueron la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso; GNL Quintero; Kalmar; H2 Sur, y el Puerto de Valparaíso. Es relevante destacar que el FCAB es la única compañía de transporte ferroviario que cumplió con los requisitos y sigue avanzando en esta importante iniciativa.

El proyecto del FCAB busca acelerar el uso del hidrógeno, reemplazando combustibles fósiles que contribuyen a provocar el efecto invernadero y el Cambio Climático.  “Actualmente estamos trabajando con empresas especialistas, nacionales e internacionales, para dimensionar el reacondicionamiento de las locomotoras y su cadena de valor. Contamos con el apoyo de la Aceleradora de Hidrogeno Verde para agilizar la evaluación y posteriormente poder avanzar en la implementación de esta iniciativa”, precisó Labarca.

“En FCAB debemos responder a este gran desafío, ya que estamos decididos a realizar todos los cambios tecnológicos que nos permitan ser líderes en transporte de carga y agregar valor a nuestros clientes. En ese contexto, la transformación de motores de alta potencia, como los camiones mineros o las locomotoras,

desde los combustibles fósiles al hidrógeno, será un paso fundamental para alcanzar la minería verde”, puntualizó la gerenta general de FCAB, Katharina Jenny.