Presentando los primeros avances de un innovador proyecto denominado Flotante PV, el Centro de Tecnologías para la Energía Solar (FCR-CSET) llevó a cabo una visita en terreno, junto a autoridades y representantes de los principales organismos participantes, así como de los beneficiarios directos de este proyecto el pasado viernes 1 de octubre.

«El proyecto Flotante PV (FPV) consiste en un concepto innovador para solucionar el acceso a energía eléctrica en zonas rurales, evitando conflictos en uso de suelo agrícola y protegiendo el recurso hídrico. Es por ello que esta primera visita tuvo como objetivo demostrar los avances en la construcción e instalación de la planta piloto, ubicada en el tranque de la Comunidad de Agua Canal Hospital, comuna de Paine», informó Fraunhofer Chile.

Uso eficiente del agua

El proyecto es financiado por el FIC-R Metropolitano, permitiendo a Fraunhofer CSET instalar un piloto FPV en el embalse de la Comunidad de Agua Canal Hospital (CACH), cuya capacidad instalada será de 15 kWp, pudiendo generar hasta 64,81 KWh día en promedio y 23,6 MWh/año.

Otro de los beneficiarios clave es la Asociación Gremial de Riego y Drenaje, que reúne a más de 130 consultoras, profesionales y técnicos ligados a sistemas de irrigación y gestión de agua para agricultura en general, a quienes se les transferirá conocimientos para apoyar la replicabilidad de esta iniciativa en el sector agrario.

Los asistentes a la jornada valoraron el positivo impacto potencial de esta iniciativa, que ya lleva un avance del 60% de sus actividades. «La energía que va a generar esta planta puede tener diversos usos. La presencia de los paneles fotovoltaicos permite hacer un uso más eficiente del agua, ya que disminuye la evaporación del recurso hídrico, beneficiando a todos los usuarios del embalse», destacó el experto en tecnologías agrivoltaicas de Fraunhofer CSET, David Jung.

Innovación

Por su parte, el director del Proyecto y Gerente de Desarrollo de Negocios de Fraunhofer CSET, Marco Vaccarezza, explicó que «buscamos estudiar y analizar oportunidades innovadoras para instalar energía solar en base a desarrollar doble uso de superficies, generando energía para aplicaciones agrícolas, evitando el uso de terrenos aptos para cultivos para la instalación de la planta fotovoltaica».

«En este caso tenemos una planta solar que está instalada sobre un cuerpo de agua, lo cual presenta  interesantes beneficios. Por ejemplo, la cercanía de los paneles con la masa de agua disminuye la temperatura de operación de la planta y eso hace que los paneles funcionen de modo más eficiente, a la par que producen una sombra que disminuye la evaporación y conserva mejor el recurso hídrico en el tranque», agregó el especialista.

La iniciativa también fue resaltada por el seremi de Energía de la Región Metropolitana, Gonzalo Méndez: «Esto combina diversos beneficios no solo desde la eficiencia energética y las energías renovables, sino que es un tremendo apoyo y alivio para los canalistas acá del sector de Paine».