La Asociación de Pequeñas y Medianas Centrales Hidroeléctricas (Apemec) valoró la publicación del nuevo Reglamento de Obras Hidráulicas Mayores, por lo que reiteró su propuesta de agilizar la tramitación de estas iniciativas, especialmente las relacionadas con el sector mini hidro.

Rafael Loyola, director ejecutivo del gremio, afirma a ELECTRICIDAD que la última modificación del reglamento de obras mayores, «recoge un trabajo de años que hemos venido haciendo presente a distintas autoridades, respecto a los errores que se comenten al regular una actividad sin atender debidamente a las complejidades de las actividades que se pretenden normar».

«Es así, como el antiguo art. 57 del citado reglamento, distado en 20015, implicaba que cualquier obra mayor terminada debiera esperar hasta su recepción final por parte de la DGA (recepción que puede tardar años), antes de poder iniciar sus operaciones de prueba, marcha blanca, etc., lo que resultaba totalmente contrario a la orgánica propia de todo proyecto hidráulico. Derivado de lo anterior, al poco tiempo de haberse dictado el referido Reglamento, se hizo evidente la necesidad de establecer criterios para su correcta aplicación, a la dictación de la Circular N° 1 emitida por la DGA el 2016», precisa.

Y agrega: «No obstante la dictación de la citada Circular ello no impidió tener fallos en contra  por la Corte Suprema, implicando la paralización de 2 centrales hidroeléctricas de pasada, y obteniéndose asimismo, un pronunciamiento de la Contraloría en contra de la operación de obras sin recepción final, todo lo cual fue advertido por nuestro gremio en incontables oportunidades».

El representante gremial también destaca la corrección del inciso 2do del artículo 57 del Reglamento de Obras Mayores, pues «introduce criterios que apuntan al reconocimiento jurídico de una situación de hecho de normal ocurrencia, como es la operación de puesta en carga de una obra, que corresponde a una especie de período de marcha blanca hasta la recepción definitiva».

´Propuesta

Loyola planteó la necesidad de avanzar en los tiempos de tramitación de los permisos de obras hidráulicas y bocatomas: «Apemec reitera su propuesta de descomprimir el proceso de aprobación de los referidos permisos por la vía de externalizar dicha tramitación, otorgando un procedimiento simplificado, tanto en la forma como en los plazos asociados, para aquellos casos en que el titular presente un informe de un ingeniero independiente de reconocido prestigio que acredite que se han cumplido todas las exigencias técnicas aplicables a la obra en desarrollo».

«Esta propuesta es similar al mecanismo utilizado en la aprobación de proyección de construcción en materia municipal, sistema ha sido recogido en diversos proyectos de leyes pro inversión, pero en los cuales ha faltado la voluntad política para realmente dar una solución racional a este problema», añade.