El desafío de extender los años de antigüedad para permitir que más vehículos puedan acceder al gas natural mediante la conversión fue uno de los puntos relevantes que se vieron en el webinar organizado por Gasco en este tema, donde expertos internacionales destacaron el rol que tiene este combustible en la transición energética.

El director de Desarrollo Comercial de Autogas del Consejo de Educación e Investigación de Propano en Estados Unidos, Steve Whaley, con más de 25 años de experiencia en el mercado de combustibles alternativos, destacó los importantes beneficios económicos y medioambientales que tiene el gas vehicular como solución real para el cambio climático, y como su uso, principalmente en flotas comerciales, camiones y buses contribuyen de manera efectiva en reducir la huella de carbono.

Además, el experto resaltó el desempeño mecánico que tienen los vehículos adaptados y la seguridad que ofrece esta tecnología, al punto de que los buses escolares son uno de los vehículos más convertidos en Estados Unidos, movilizando a más de 1.2 millones de estudiantes al año, lo que refuerza la seguridad y eficiencia que tiene esta innovación.

Por su parte, el CEO de la Coalición Helénica de Combustibles Alternativos, Kostas Kalogritsas, explicó el funcionamiento del mercado gas vehicular en Grecia, las ventajas frente a otros combustibles y cómo la crisis económica de fines del 2009 generó una necesidad en los conductores por buscar combustibles más económicos, lo que permitió posicionar el gas vehicular como una alternativa importante para el ahorro.

Por su parte, Fernando Ledesma, gerente de Negocios y Transporte de Gasco, reforzó la necesidad de incorporar al gas vehicular como un combustible alternativo disponible para la transición energética, más económico y amigable con el medio ambiente que los combustibles tradicionales, haciendo énfasis en los desafíos y oportunidades que actualmente enfrenta.

Conversión

Durante el conversatorio se abordaron las oportunidades para el desarrollo de diferentes actores en este mercado, en función de las realidades extranjeras que se pudieron observar. Es así como se revisó el caso de Grecia, donde hay un parque vehicular de particulares significativo producto del ahorro que genera a los conductores (más relevante aún en tiempos de crisis), mientras que, en Estados Unidos, está concentrado en el segmento de flotas para vehículos medianos y pesados.

En junio del año pasado, el gobierno oficializó la autorización a vehículos particulares con antigüedad menor a cinco años, para convertirse a combustible gas. «En base a esta normativa, se espera que dentro de los próximos cinco años se impulse el desarrollo de un parque vehicular a gas y movilice a diferentes actores de la industria para consolidar este combustible más limpio y económico», se destacó en el evento.