Optimista se siente Rodrigo Sáez, gerente general de Energía Latina (Enlasa), la empresa nacional socia de la británica Highview, con la cual formaron el consorcio Highview-Enlasa, que busca desarrollar el primer proyecto de almacenamiento de energía con aire líquido de Chile y Latinoamérica, que contempla 50 MW de potencia instalada y otros 600 MWh de capacidad de almacenamiento.

La iniciativa, que busca emplazarse en la Región de Atacama, según el ejecutivo, representa un cambio de paradigma en el desarrollo del sistema eléctrico local, en el actual contexto de transformaciones que está trayendo la transición energética y los desafíos que plantea para avanzar en la descarbonización.

¿Cómo ve el contexto energético que recibe a este proyecto de almacenamiento?

Los últimos meses han sido un torbellino de hechos en nuestro mercado eléctrico, cambios regulatorios en marcha (potencia, gnl inflexible), la crisis que provoca el cambio climático (sequía, eventos climáticos extremos), el resultado de la reciente licitación de suministro para distribuidoras y varios otros de igual importancia.

El fuerte impacto de la naturaleza provocó un cambio en la operación del sistema eléctrico nacional, y este resistió. Tenemos, aun, un sistema robusto y resiliente. Sin embargo, tiene una gran falencia, aun depende de los combustibles fósiles, los que paradójicamente son uno de los ocasionaron el cambio climático.

¿Qué perspectivas tiene con el proyecto ingresado por Highview-Enlasa al SEIA?

Nuestro planeta requiere urgente un cambio radical y el mercado eléctrico específicamente debe hacer su parte. El almacenamiento de larga duración, sin emisiones de CO2, será un pilar central para acelerar la transformación y soportar la descarbonización real del sistema. Tecnologías que permitan tener generación renovable variable 24 horas, y en Chile el sol como principal energético, deben ser puestas primeras en la fila, permitiéndoles competir.

Nuestro proyecto de almacenamiento de larga duración, basado en aire liquido, tiene esa misión, siendo el primero en su tipo en Latinoamérica, a escala comercial y plenamente competitivo. Hablamos de larga duración ya que permite algo muy distinto a las baterías químicas, almacena toda la energía solar que necesitemos y lo devuelve al sistema mediante una turbina a vapor, sincrónica, en las horas punta y la noche (6 horas o mas).

La ubicación, en Diego de Almagro, es un ejemplo de como la tecnología podría operar en el norte de nuestro país, aplanando la curva solar. Este funcionamiento es en extremo útil en otras áreas de nuestro sistema de transmisión que continuará congestionándose a lo largo del país. Es un primer paso hacia la transformación del sistema eléctrico chileno y latinoaméricano.

¿Qué rol le asigna a esta iniciativa para la descarbonización?

El almacenamiento de larga duración, LAES,  es una de las soluciones que se pueden llevar hoy a mercado para salir de la crisis en que nos tiene inmersos el cambio climático. El equipo Highview-Enlasa es capaz de desarrollar este tipo de proyectos y ponerlo en marcha en menos de 36 meses para sus clientes. Las aplicaciones son diversas, puede no solo ser utilizado en generación o para reconvertir centrales a carbón, sino también para prestar servicios complementarios, dar firmeza a la generación eólica, ser ubicados en instalaciones de clientes mineros o industriales para evitar problemas de calidad de suministro (respaldo y servicios complementarios) y finalmente, puede ser utilizado como parte del sistema de transmisión para evitar congestiones debido al gran volumen de energía que puede almacenar. Nuestro primer proyecto, recientemente ingresado a evaluación ambiental, es un hito en los proyectos de almacenamiento, es una señal de que podemos comenzar a transformar nuestro sistema eléctrico a uno 24 horas sin emisiones de CO2.