Hasta el 24 de septiembre, emprendedores y organizaciones del país podrán postular distintas soluciones a los cinco nuevos desafíos del torneo del torneo Antofa Innova, iniciativa liderada por Comité Corfo Antofagasta y Club de Innovación, en que se buscan impulsar la reactivación de la región de Antofagasta en directa colaboración con representantes de las industrias clave de la zona.

Para lograr este objetivo, Antofa Innova cuenta con la participación de distintas empresas de la región, las cuales abrirán sus puertas y procesos productivos, para recibir el apoyo de entidades innovadoras de menor tamaño e incluso personas naturales, y juntas trabajar en el abordaje de distintas problemáticas. Los ganadores serán parte de un programa de mentorías y posteriormente, en caso de que la idea haya alcanzado la madurez suficiente, serán parte de un programa de pilotaje auspiciado por las empresas participantes.

Una de las empresas participantes es Enel Green Power Chile, desde donde se presentó el desafío «¿Cómo se podría incrementar la cantidad de energía captada mediante radiación reflejada del suelo (albedo) en plantas solares donde se instalarán paneles bifaciales?».

Rodrigo Paredes, Head of Innovation Power Generation Argentina & Chile de la empresa, ahonda con ELECTRICIDAD los detalles del proyecto que desarrollarán.

Pormenores

¿En qué consiste el desafío que buscan resolver en la segunda versión de Antofa Innova?

El desafío busca incrementar el porcentaje de albedo (radiación reflejada) del suelo de las futuras plantas solares. Actualmente, el diseño de las plantas solares está cambiando de tendencia, al pasar de paneles monofaciales a paneles bifaciales que captan no sólo la radiación directa y difusa, sino que también la radiación reflejada o albedo. Por lo tanto, para mejorar la eficiencia de los paneles bifaciales, necesitamos aumentar el porcentaje de albedo.

Dada la ubicación de estas, se deben considerar las características del suelo desértico de Antofagasta y alrededores. Actualmente no existe implementación de alguna tecnología en las plantas que resuelva este problema. siendo deseable que la solución se adapte también al suelo agrícola característico de la zona centro sur de Chile.
Sumado a lo anterior, la solución debe ir acompañada por una descripción, aunque sea conceptual, sobre cómo se llevaría a cabo su limpieza e instalación, así como data sobre la posible degradación de los diferentes materiales de su composición dadas las condiciones ambientales donde se insertará.

¿Por qué eligieron este desafío para ser parte de Antofa Innova e integrar a emprendedores e innovadores a ser parte del desarrollo de esta solución?

Vimos en Antofa Innova un espacio de innovación abierta muy interesante para conectar con distintos emprendedores e innovadores de la región de Antofagasta, por eso elegimos este desafío, ya que tiene un amplio espectro de soluciones y grandes beneficios, así que tenemos una alta expectativa de los resultados de este proceso. Además, el grupo Enel cree fuertemente en la innovación abierta hace varios años.

Más allá del torneo, ¿qué iniciativas de I+D ha identificado EGP en el desierto de Atacama?

Actualmente estamos desarrollando el piloto “Fog Collection”, que busca capturar el agua proveniente de la camanchaca, utilizando sistemas pasivos en las plantas solares, con el objetivo de capturar y acumular esta agua para realizar la limpieza de paneles solares y ser autosustentables con el agua. Por otro lado, tenemos las plantas híbridas, ya en implementación. Esto es una iniciativa innovadora que busca aprovechar el mismo terreno para usar dos tecnologías, en este caso solar y eólica, que, en zonas cercanas a Calama, se logran las condiciones para esto, y por ello estamos en proceso de implementar la primera planta híbrida, solar-eólica de Chile en esta región, con el proyecto Azabache. Finalmente, otras iniciativas en estudio son los proyectos de hidrógeno verde, aprovechando la gran radiación solar que tiene el Desierto de Atacama, que permitirá el desarrollo de este nuevo mercado, en el cual Chile es un gran promotor.

¿Cuáles son los desafíos técnicos más relevantes que han visto en su experiencia de plantas solares en Chile?

Primero, la gran radiación solar del Desierto de Atacama y la determinación del tiempo de vida útil con el cual fueron diseñados los paneles solares, nos plantea un importante desafío el poder determinar la vida útil exacta considerando estas condiciones. Está también el uso de nuevas tecnologías, para optimizar la limpieza de los paneles solares, y el uso de distintas herramientas innovadoras para la detección predictiva de fallas en los paneles. Otros desafíos son las comunicaciones, ya que la ubicación de las plantas solares nos presenta un importante desafío para llegar con una buena comunicación a lugares tan remotos en el desierto. Por último, el poder aprovechar toda la radiación, y hacer más eficientes los paneles. Es por esto que la tecnología ha ido avanzando y hoy en día se están instalando los paneles bifaciales, los cuales permitirán capturar no solo la radiación directa y difusa, sino también la reflejada del suelo, por eso la motivación del desafío que hemos presentado, para poder mejorar el % de albedo de estas nuevas plantas.