Una serie de medidas que se podrían considerar para que el sistema eléctrico local siga adaptándose a la nueva realidad de la transición energética, con el ingreso de nuevas tecnologías, además de las condiciones que se manifiestan con el cambio climático, plantea el análisis de Generadoras de Chile, publicado en su boletín del mercado eléctrico de este mes.

Según el documento gremial, «es urgente contar con una estrategia clara que permita al país transitar a un sistema carbono neutral de manera responsable, abordando aspectos como la gestión de recursos hídricos para la generación eléctrica, el desarrollo oportuno de infraestructura habilitante para la integración de generación renovable, la integración eficiente de recursos distribuidos y la revisión de mecanismos que permitan adaptar la infraestructura para hacer frente a nuevas fuentes de estrés que podrían poner en riesgo la operación segura del sistema eléctrico».

Ideas

Es así como se menciona la optimización del uso de agua en los embalses de las centrales hidroeléctricas, mediante la revisión de las herramientas y supuestos que se utilizan para identificar estrategias óptimas de gestión del recurso, sobretodo con el escenario de menor disponibilidad.

«En la medida que la gestión del agua embalsada se siga optimizando de manera centralizada por el Coordinador, la selección de la herramienta más idónea para gestionar de manera óptima el uso de recursos hídricos en embalses se podría desprender de una métrica que permita comparar el desempeño de distintos modelos de manera objetiva, considerando tanto herramientas simples como sofisticadas. Además, estos modelos se podrían evaluar utilizando datos del pasado (backcasting) y también simulaciones de escenarios sintéticos futuros (forecasting), tomando en cuenta los pronósticos de impacto del cambio climático en la disponibilidad de agua para la generación eléctrica», se señala.

Otro aspecto que indica el análisis es «priorizar la implementación de estrategias que permitan optimizar el uso de la infraestructura de transmisión existente», mediante opciones como «el reemplazo de equipos (e.g., transformadores), el uso de límites dinámicos de capacidad, esquemas especiales para el control correctivo de la red, la instalación de equipos FACTS (Flexible AC Transmission Systems) y la implementación de herramientas para la evaluación de seguridad en tiempo real y la optimización del despacho económico del sistema».

Además, se hace referencia a la necesidad de seguir perfeccionando señales de precios para la instalación eficiente de sistemas de almacenamiento, junto con la reducción de barreras para «la participación de este tipo de activos en los mercados de energía, potencia y servicios complementarios».

La revisión de señales de precios también se considera #para el ingreso eficiente de generación distribuida que, de desarrollarse de manera adecuada, podría permitir postergar inversiones en otros tipos de infraestructura. En esta misma línea, también vale la pena avanzar en la implementación de mecanismos que habiliten la participación de la demanda en la entrega de servicios que aporten flexibilidad al sistema, permitiendo a los clientes finales interactuar activamente con el mercado eléctrico».