La liberalización de los mercados del GNL y de Servicios Complementarios son algunas de las propuesta del estudio «Remoción de barreras para el ingreso masivo de ERNC a la matriz eléctrica en Chile», que Chile Sustentable encargó a KAS Ingeniería, el cual fue realizado por Aldo Arriagada y Samuel Jerardino.

Según el primer especialista, la idea de modificar el mercado de Servicios Complementarios apunta a «permitir a que hayan más actores que puedan proveer estos servicios, mediante mecanismos de tarificación y normativos», poniendo como ejemplo la posibilidad de introducir el concepto de «estatismo» en la regulación primaria de frecuencia, para la electromovilidad, especialmente con los vehículos eléctricos conectados a la red y el aporte de potencia que puede hacer la energía almacenada en estos autos.

Explicó que la idea es «universalizar la entrega de Servicios Complementarios, más allá de lo que se hace con las unidades de generación».

También se plantea avanzar en recursos distribuidos para tener una alternativa, por lo que se indica la necesidad de modificar «la normativa, eliminando las restricciones que impiden una competencia limpia entre la generación distribuida (PMGD y autoconsumo) y la generación centralizada».

Gas

El estudio además propone liberalizar el mercado del gas nuevos actores, «tanto oferentes como demandantes», añadiendo que este combustible debe quedar a disposición del Coordinador Eléctrico Nacional «para la planificación de la operación en las unidades generadoras que resulten más económicamente eficientes para el sistema.

Otro punto que se menciona es la eliminación de la Norma Técnica sobre el despacho de centrales GNL, indicando que se debe avanzar hacia un «mercado de gas natural flexible, incorporando transferencias firmes y de oportunidad con otros países de la región, permitiendo determinar el costo de oportunidad o alternativo del gas en forma similar a como se obtiene el valor del agua en centrales hidroeléctricas de embalse».