Colbún informó que se dispondrá de suministro hasta fines de septiembre para dos centrales de la compañía, mientras que tiene contratos firmados para importar GNL desde Argentina a partir de octubre, además de haber iniciado el proceso para contar con embarques de gas en 2022.

Esta es una de las iniciativas informadas por la generadora frente al actual escenario de suministro eléctrico, caracterizado por una baja disponibilidad hidrológica y una estrechez en la transmisión, en ciertas zona del Sistema Eléctrico Nacional.

Otra de las medidas que la empresa informó a sus clientes es el reforzamiento de la cadena de suministro de diésel, indicando que «se activaron contratos firmados con anterioridad y se dispusieron medidas para mejorar la cadena de suministro energético».  

También se señaló el ajuste del programa de mantenimiento del Complejo Nehuenco, el cual «se aplazó para 2022 el mantenimiento mayor de una de sus unidades (que implicaba dejar de operar por tres meses). En reemplazo de realizará por ahora un mantenimiento de sólo dos semanas».

Además, la generadora informó que está trabajando «para iniciar lo antes posible la operación de sus proyectos de energía solar sus Machicura y Diego de Almagro Sur».

 

Causas

Según la compañía, el actual escenario de suministro se ha visto condicionado por «una de las peores condiciones hidrológicas de las que se tenga registro».

«El promedio habitual del parque generador hidroeléctrico para esta época es sobre el 50%; este año hasta fines de julio alcanzaba en promedio sólo el 13% de la demanda eléctrica», se indicó.

También se identifican limitaciones «para traer la nueva energía renovable desde el norte de Chile a la zona central del país, por la congestión que enfrenta la infraestructura de transmisión eléctrica, junto a condiciones económicas adversas para importar Gas Natural Licuado (GNL) y diésel, consecuencia de un alza en su demanda y su precio a nivel internacional».