A calificación ambiental ingresó el proyecto «Línea Eléctrica Bypass Antofagasta», de Engie Energía Chile, que busca desviar de la zona urbana de la ciudad el trayecto de tres líneas existentes: Atacama-Esmeralda (1x22o kV); Esmeralda-La Portada y seccionamiento (1×110 kV), y Antofagasta y seccionamiento (1×110 kV).

«El Bypass Antofagasta es una línea de transmisión que sostiene múltiples circuitos (3 y 4 circuitos sobre una misma estructura) y diferentes niveles de tensión eléctrica (220 [kV] y 110 [kV]) sobre estructuras comunes», señala la empresa en su Declaración de Impacto Ambiental (DIA).
La iniciativa, que tiene una inversión estimada de US$13,3 millones, incluye un tramo de seccionamiento que conectará el Bypass Antofagasta con la futura subestación Guardiamarina, la cual actualmente se encuentra en construcción y que no es parte de este proyecto.
«El proyecto «Nueva S/E Guardiamarina 110/23-13kV» fue aprobado ambientalmente a través de la RCA. Nª 0087/2020. Este proyecto formó parte del Plan de Expansión del Sistema A de Transmisión zonal, publicado en el Decreto Exento Nº418/2017 del Ministerio de Energía, y su objetivo consiste en la construcción de una nueva Subestación Eléctrica (S/E) que permitirá aumentar el suministro de electricidad a nuevos usuarios privados de Antofagasta, contribuyendo de esta forma al crecimiento y la estabilidad del sistema eléctrico en la zona» indica Engie Energía Chile.

Durante su fase de construcción el proyecto contempla la creación entre 86 y 124 empleos.