En la comunidad de Camar comenzó a operar una planta solar fotovoltaica que abastecerá a 47 familias que residen en este territorio ubicado en el Salar de Atacama, la cual contempla 140 kW de potencia y 720 kWh de almacenamiento, lo que se enmarca en los acuerdo de relacionamiento comunitario con SQM.

La instalación está compuesta por seis filas de módulos fotovoltaicos, cada uno de ellos compuestos de 56 paneles de 440 W y tres inversores generales que absorben energía desde dos filas de paneles cada uno, quedando en condiciones de generar electricidad las 24 horas del día, para abastecer a todo el pueblo de Camar.

Además, la iniciativa permitirá generar progreso en el territorio, permitiendo el desarrollo del turismo, la gastronomía, las diversas fiestas patrimoniales y los consiguientes proyectos planteados por el Plan de Desarrollo de Camar, como la futura planta de agua potable, alumbrado público e instalaciones de uso comunitario.

Reacciones

La iniciativa fue calificada como sostenible por parte de los propios cameños, porque permitirá no sólo el suministro energético, sino también el reemplazo de la operación del grupo electrógeno actual y, algo muy importante, la reducción de gases de efecto invernadero, es decir, la disminución de CO2 del pueblo equivalente a sacar 40 automóviles de circulación al año.

«La planta fotovoltaica era un anhelo que hoy es realidad y celebramos el éxito de este proyecto. Podemos generar iniciativas relevantes para el pueblo con apoyo de empresas como SQM, que nos ayudó en el diseño, desarrollo y la ejecución, porque debemos dar respuesta a nuestra gente, a nuestros adultos mayores y proyectarnos hacia el futuro de forma sostenible», expresó el presidente de la Comunidad Indígena Atacameña de Camar, Héctor Cruz.

El representante de la comunidad explicó que desde 2017 han trabajado arduamente en lograr diversos objetivos que aporten al desarrollo de la comunidad y en 2020 concretaron uno de los proyectos más relevantes, de la mano de la firma de un convenio de relacionamiento con SQM, poniendo foco en impulsar el crecimiento del pueblo, potenciar el desarrollo económico y social y visibilizar a Camar como una comunidad sostenible en el tiempo.

Lorenzo Mendoza, vecino y dirigente de la Comunidad de Camar, relata que antes el tema de la luz era complejo, porque funcionaba a ciertas horas del día. Luego se crearon sistemas con un generador, pero también era reducido y la necesidad energética afectaba varios aspectos de la vida cotidiana del pueblo.

«No se podía tener un refrigerador para guardar la comida, se nos echaba a perder. Era complejo lavar y se padecieron varias necesidades médicas, sobre todo los adultos mayores. No teníamos luz, todo era con velas y otros métodos. Este proyecto es un sueño, ahora las personas pueden proyectarse en el pueblo, comprar su refrigerador, su lavadora, incluso su televisor. Esto mejora la calidad de vida de las personas», expresó.

El proyecto fotovoltaico es parte de los buenos resultados que ha generado el acuerdo entre la comunidad y SQM. Para Carlos Díaz, vicepresidente Senior de la compañía, «es un hito importante que se consolida después de cuatro años trabajando de forma cercana con las personas de Camar. Ellos querían tener su planta fotovoltaica con energía independiente para poder iluminar y dar energía a todas sus casas e incluso les alcanza para echar a andar una planta de osmosis para hacer agua potable. Hoy Camar es más independiente y autosustentable».