Una serie de medidas para expandir la Contribución Determinada a nivel nacional (NDC por sus siglas en inglés) plantea el estudio «Opciones para lograr la carbono-neutralidad en Chile, una evaluación bajo incertidumbre», elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entre las cuales está el fortalecimiento para el retiro de las centrales a carbón, además de políticas públicas que masifiquen en el corto plazo el desarrollo de la electromovilidad, el uso de hidrógeno en el transporte y los sistemas solares térmicos.

El documento identifica dos condiciones clave «bajo las cuales la NDC no cumpliría con la meta de carbono neutralidad», entre las cuales están las altas cosechas forestales, un bajo rendimiento de bosques nativos y plantaciones forestales, y una baja penetración de la electromovilidad en el sector transporte.

La otra condición que limitaría las metas son que se produzcan «menores tasas de penetración de energías alternativas en el sector eléctrico (resultado de costos más altos de la energía termosolar de concentración)», así como mayores emisiones del sector minero, por el menor nivel de eficiencia energética) y una baja conversión del transporte de carga hacia el hidrógeno.

Recomendaciones

Ante este escenario, el estudio señala la necesidad de expandir la NDC del país, incorporando acciones que puedan reducir en 18 millones de toneladas de CO2 promedio respecto a la NDC original, por lo que se sugiere «el retiro acelerado de las centrales eléctricas de carbón para lograr los objetivos de NDC a corto plazo».

«Los resultados sectoriales muestran que las emisiones del sector energía podrían hasta duplicarse en caso de que no se cumplan las metas que se han supuesto en la NDC. Varias medidas que tienen un nivel de maduración bajo en el país, como la electromovilidad o el hidrógeno en el sector transporte, los sistemas solares térmicos, o la electrifcación de camiones, son claves para reducir las emisiones. Alcanzar las metas impuestas en la NDC requerirá políticas públicas que hagan masivo el desarrollo de dichas medidas en el corto plazo», plantea el documento en sus conclusiones.

A nivel residencial se propone reducir las emisiones residenciales a través del avance de la electrificación y de la instalación masiva de sistemas solares térmicos, «cuyo nivel de maduración a nivel nacional también es escaso».

Finalmente, se sostiene que el impacto macroeconómico de implementar una NDC más robusta «conllevaría un incremento en la tasa de crecimiento anual del producto interno bruto (PIB) de 0,06 puntos porcentuales por encima de la estrategia NDC, lo que llevaría a un PIB mayor en un 0,8% en promedio en 2050 con respecto a la NDC, con el gasto en medidas de CAPEX y OPEX menores a la NDC en US$1.031 millones y US$7.918 millones, en promedio, respectivamente».