La empresa ABB recibió el premio Red Dot por el diseño de su transmisor de nivel ultrasónico (LST200) en la categoría diseño tanto físico como técnico. El aparato emplea una nueva generación de tecnología de superficie activa conocida como “efecto loto” que hace que el líquido vaya cayendo antes de acumularse y crear gotas de mayor tamaño que puedan causar problemas. El resultado es una solución eficiente y rentable.

En cuanto a su tecnología, el transmisor de nivel ultrasónico inteligente determina el tiempo transcurrido entre emisión y recepción para medir la distancia entre dos objetos. Se puede utilizar en diferentes entornos industriales, aunque se ha concebido especialmente para aplicaciones hídricas y de tratamiento de aguas residuales.

De este mismo modo, su diseño busca ofrecer un funcionamiento sencillo y fiable. Al ser modular, es fácil de instalar, mantener y ampliar. Lleva integrado un filtro de interferencias para garantizar que la información recibida del sensor se pueda usar y analizar con suma facilidad.

Entre sus funciones se destacan los algoritmos adaptativos inteligentes basados en datos experimentales a largo plazo y la inclusión del software ABB Ability Field Information Manager para PC, que mejora la eficiencia de la configuración del cliente.

Con GAP, que es el algoritmo ultra estable del transmisor, el dispositivo puede detectar cambios en el ambiente, por ejemplo, referidos a temperatura, perturbación, distancia de medición e intensidad de señal. Acto seguido, compensa automáticamente esas variaciones para que el rendimiento del dispositivo siga siendo óptimo.