Chilquinta Energía puso en marcha la subestación Nueva Panquehue en la Región de Valparaíso, la cual -según la empresa eléctrica- fue desarrollada con los más altos niveles de ingeniería, seguridad y prevención, permitiendo reducir de manera significativa los tiempos de ejecución de este proyecto, que consistió en la construcción de una seccionadora primaria de distribución 110/12 kV, la que a principios de junio fue energizada totalmente.

«Nuestro propósito está enfocado en la mejora constante del servicio que brindamos a todos los clientes que tenemos en nuestra zona de concesión. Con miras a esto, aceleramos este proceso con el fin de potenciar la calidad del suministro en el sector a través de la puesta en funcionamiento anticipada de esta instalación», destacó el subgerente general de Chilquinta, Marcelo Luengo.

«Desde el punto de vista preventivo, es destacable mencionar que el proyecto tuvo cero accidentes durante los 16 meses que duró la construcción, producto del trabajo coordinado para tomar todas las medidas sanitarias con el fin de evitar contagios por Covid-19. Esto se tradujo en que no tuvimos casos positivos, lo que permitió mantener los trabajos con total normalidad, sin días de paralización», agregó el ejecutivo.

Esta es la primera obra de transmisión zonal que entra en operación bajo el nuevo esquema de licitaciones de proyectos del Coordinador Eléctrico Nacional (CEN).

“Durante los primeros meses de vida del proyecto, junto al equipo multidisciplinario se definieron los temas estratégicos que permitieron iniciar de buena manera las obras. Esto dio paso una expedita tramitación ambiental y una impecable relación con las autoridades y comunidades locales”, dijo Luengo.

Paralelo a las acciones operativas, la gestión territorial también fue un elemento clave en este proceso, que permitió que la subestación sea hoy un importante punto en la red, para fortalecer el suministro de más de 8 mil usuarios de las comunas de Catemu y Panquehue.

«Durante la ejecución logramos establecer valiosos lazos de confianza y cercanía con los vecinos, sobre la base de la transparencia y el respeto mutuo, lo que nos permitió desarrollar iniciativas participativas de mejoramiento ambiental, recuperación de espacios públicos y de equipamiento en temas de salud para la comuna», explicó la subgerenta de Asuntos Corporativos y Comunidades de Chilquinta, Macarena Deney.