La transformación tecnológica que conlleva la transición energética a nivel internacional y el aumento en el ingreso de energías renovables, además de los acuerdos para llevar adelante la descarbonización en el sistema eléctrico y la reforma al segmento de la distribución, son los ejes destacados por José Venegas, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE).

En el marco del 30° aniversario de ELECTRICIDAD, la autoridad recalca la importancia del actual proceso de incorporación de nuevas tecnologías en la historia de la matriz energética nacional, así como de los ajuste que plantea a nivel regulatorio, especialmente para los clientes residenciales.

A su juicio estos son los acontecimientos relevantes de los últimos 30 años:

Cambio tecnológico mundial y la penetración de las ERNC en Chile: «Desde sus orígenes, el sistema eléctrico chileno estuvo configurado por tecnologías convencionales de generación. Energía hidráulica y térmica según principios tecnológicos que se confundían con los orígenes mismos del suministro eléctrico. Todo esto cambió a partir de mediados de la segunda década de este siglo, cuando impulsado por la necesidad de evitar las emisiones de CO2, el mundo hizo adelantos notables en nuevas tecnologías de generación renovables, como la generación solar y eólica, por primera vez, a una escala económica, segura y sustentable».

«La fuerte penetración de estas tecnologías en Chile a partir de 2010 en adelante, junto con el abaratamiento mundial de sus costos, supo aprovechar muy bien las bases sanas del sistema chileno en cuanto a neutralidad tecnológica y acceso libre a mercados, para constituirse en un punto crucial de nuestro desarrollo energético. Fue una feliz combinación del desarrollo mundial, con el haber mantenido en Chile durante años un modelo de mercado eficiente en el sector energía, que permitió este explosivo cambio, incluso prácticamente sin requerir de subsidios o incentivos del Estado».

Acuerdo Gobierno empresas para proceder al cierre responsable del parque generador a carbón: Desde sus orígenes, nunca en Chile había dado curso a la decisión de cerrar centrales generadoras.  La voluntad del gobierno por avanzar firmemente en una ruta hacia la carbono neutralidad, hizo posible a mediados de 2019 un acuerdo inédito entre gobierno y empresas, para que compañías privadas, sin incentivos ni costos para el Estado, definieran una ruta de cierre efectivo de sus instalaciones generadoras a carbón. Se sentaron así las bases para que el cronograma inicial pudiera ser después perfeccionado y mejorado, teniendo siempre presente el compromiso del país con las energías limpias y el esfuerzo de las empresas involucradas en avanzar hacia una transición necesaria.

Gracias a ese acuerdo inicial, Chile se encuentra hoy en una ruta clarísima hacia la carbono neutralidad, la que esperamos sea hecha responsablemente, complementando las energías renovables llamadas a sustituir al carbón, con el desarrollo coordinado de los sistemas de transmisión que hacen real y sostenible esa sustitución.

La ley Corta de Distribución que ha abierto una nueva era en la Regulación de la Distribución: «Después de casi 40 años, sin alteración, por primera vez en 2019 fue posible modificar legalmente, con el acuerdo del Congreso, la forma y estructura de la tarificación de distribución eléctrica, abandonando esquemas obsoletos y avanzando hacia un esquema tecnificado, sin sesgos ni negociaciones, y con alta participación, para garantizar el sano desarrollo futuro de este importante segmento».

«La ley corta no sólo sentó las bases para un cambio tarifario, sino también predefinió la separación de roles en el sector distribución, abriendo las puertas a la verdadera modernización de la distribución, con apertura a la competencia y con el foco en las reales necesidades de los consumidores. A esta modificación, se suman otras propuestas que, partiendo desde la distribución, tienen por propósito llevar la decisión de consumo y administración de sus necesidades energéticas a los propios clientes y familias».