Acciona Energía ha puesto en marcha el complejo fotovoltaico Malgarida, de 238 MW de potencia instalada, en el desierto de Atacama, en Chile, con lo cual la empresa generadora alcanza una capacidad instalada renovable en el 922 MW, con un total de siete instalaciones activas en el país.

Malgarida I y Malgarida II generarán anualmente 654 GWh de electricidad, equivalentes a la demanda de unos 280.000 hogares chilenos, lo que permitirá evitar la emisión de unas 512.000 toneladas de CO2 al año.

Las nuevas instalaciones renovables están formadas por 580.000 módulos fotovoltaicos asentados sobre estructuras de seguimiento horizontal, que se han instalado en una superficie de 535 hectáreas en una de las zonas con el mayor nivel de radiación del mundo. La inversión asociada alcanza los US$170 millones.

«Hemos realizado un gran esfuerzo constructivo y de gestión para sacar adelante la cartera de proyectos contemplada en nuestro plan de desarrollo”, afirmó José Ignacio Escobar, director para Sudamérica de Acciona Energía.

«En 2020 pusimos en operación el parque eólico Tolpán Sur (84 MW) y la planta fotovoltaica Usya (64 MW) e iniciamos la construcción de Malgarida, que ya está inyectando energía al sistema eléctrico nacional, reforzando la posición de liderazgo de Acciona Energía como el principal operador exclusivo de energías renovables en Chile», afirmó el ejecutivo.

Economía circular

Según la compañía, la construcción de Malgarida ha permitido a Acciona Energía articula un proyecto de economía circular en la comuna de Diego de Almagro, donde se ubica el complejo, en colaboración con autoridades locales, representantes sociales e instituciones académicas.

La iniciativa tiene como objetivo dar una segunda vida a los 25.000 pallets de madera en los cuales llegaron al país los 580.000 módulos fotovoltaicos que se instalaron en las plantas fotovoltaicas.

Para ello, Acciona Energía ha desarrollado en colaboración con la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile, un Programa de Formación Técnica en Economía Circular, fabricación y emprendimiento, que ha proporcionado a organizaciones sociales de la comuna el equipamiento, el conocimiento y las habilidades necesarias para la fabricación de mobiliario a partir de los pallets, tales como, huertos verticales, mesas, estantes o instalaciones para el cultivo hidropónico, entre otros.

El programa tiene como objetivo contribuir al impulso económico y social en la comuna, al tiempo que reducir de manera significativa la generación de residuos.