A  2030, la generación simultánea de energía solar y eólica en el Sistema Eléctrico Nacional llegaría a niveles 87%, superando la llamada «línea inexplorada» para grandes redes eléctricas, en que se supera la barrera de 75%, por lo que el uso de la electrónica de potencia cobra una relevancia cada vez mayor para la operación del sistema.

Este fue uno de los puntos centrales del webinar «Inercia sintética como servicio de seguridad», organizado por el Programa 4e de GIZ en Chile, donde se revisaron las alternativas tecnológicas que aporten servicios de seguridad al sistema eléctrico loca, además de las claves para la descarbonización de la matriz energética.

Alex Santander, jefe de la Unidad de Planificación Energética y Nuevas Tecnologías del Ministerio de Energía, planteó que a futuro se deben habilitar todas las tecnologías para enfrentar los desafíos que se vienen para la operación del sistema en los próximos años.

El personero explicó que en el futuro se espera que el control de frecuencia se basará más en el control rápido y centralizado, ante la mayor presencia de centrales solares fotovoltaicas y parques eólicos, los cuales aportarán de manera distribuida a la seguridad del sistema, lo que supone un control automático con tecnologías de big data y automatización.

Posteriormente expuso Nataly Montezuma, asesora técnica de GIZ en Chile, quien abordó el estudio de inercia sintética realizada por la entidad, «Análisis de alternativas tecnológicas que aporten servicios de seguridad al SEN», donde se señala la necesidad de tomar medidas tecnológicas que entreguen suficiencia al sistema eléctrico, además de señales de largo plazo para integrar la flexibilidad en la operación.

Según la investigación, la inercia sintética es una solución «que habilita a parques fotovoltaicos y eólicos y a los sistemas de baterías para entregar estos tipos de servicios de seguridad».

Marcelo Pérez, investigador titular del AC3E de la Universidad Santa María, explicó que la inercia sintética «es un método de control que permite incorporar energía renovable en forma simple y continua a los actuales sistemas de control».