La posible modificación a la Norma Técnica sobre GNL sigue generando discusión entre agentes del sector de las energías renovables, desde donde se anticipan efectos negativos. Por lo mismo, el director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera) sostiene a ELECTRICIDAD  que el gremio no aprecia cómo los cambios que se plantean para la figura del GNL inflexible «podrían dejar sin sustento los contratos de GNL de largo plazo que varios de los generadores que utilizan gas natural tienen firmados, afectando la seguridad y estabilidad del sistema, como afirma Quiroz & Asociados en una entrevista publicada recientemente».

Según el ejecutivo, y en relación a lo difundido por una asociación gremial, una eventual alza de los precios de la energía eléctrica a los clientes regulados si es que se modifica la actual Norma Técnica GNL «no sólo es una afirmación irresponsable, sino que absolutamente errónea, por no decir falsa».

Y agrega: «Los precios a los clientes regulados – hogares y pequeñas empresas – se encuentran establecidos en contratos adjudicados en licitaciones públicas, cuyos precios se encuentran prefijados en función de la inflación y, en algunos casos, el costo del combustible que utilizan las centrales destinadas a abastecer cada uno de dichos contratos.  A su vez, el costo del GNL se encuentra definido en los contratos de suministro de gas y su indexación (aumento o baja de precio) depende de factores internacionales sobre los cuales la NT GNL no tiene efecto alguno».

A su juicio, la Norma Técnica «en sí no es mala sino que, es lo que permite que se pueda hacer, pero lo que nos preocupa es que las solicitudes de gas inflexible han sido muchas durante los años anteriores, prácticamente la mitad del gas que se usó el año pasado fue en condición inflexible y eso tiene efectos negativos en el sistema porque se altera el costo marginal y establece restricciones a las inyecciones de energías renovables».

Campaña

Finat afirma que «aquí se ha armado una especie de campaña del terror, entonces se dice que, si se endurecen las medidas, las empresas que usan gas natural podrían no traerlo y el gas es necesario para la estabilidad del sistema. Yo confío primero en la racionalidad de todos los agentes y segundo, que el gas natural sigue siendo atractivo para traerlo al sistema, dado que hay un mercado no solamente de contratos, sino que también están trayendo una cantidad significativa de gas comprado a mercado spot. Por lo tanto no creemos que vaya a haber una variación significativa entre las importaciones de gas».

El representante gremial reitera la propuesta del sector en cuando a señalar la necesidad de agregarle a la Norma Técnica «un plazo de vigencia limitado de manera que inversores interesados en traer GNL hagan las inversiones necesarias para evitar transferirle las restricciones que hay hoy en día en la cadena de logística a través de la norma de flexibilidad».

«Por eso, lo que nosotros proponemos es una reducción gradual del gas que podría ser declarado inflexible durante cinco años, bajando un 20% cada año hasta llegar a cero. Lo otro es que la Norma tenga debida transparencia en su aplicación, ese es el punto más importante para nosotros y para otros, ahí es necesario que el estándar de transparencia que se aplica para estos efectos y para otros tienen que ser mucho más elevado», precisa.